9 de marzo de 2015 21:46

Despropósito

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 31
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 13

La Real Academia de la Lengua define despropósito como: “Dicho o hecho fuera de razón, de sentido o de conveniencia”.

Enfrentamos despropósitos cuando, por ejemplo, contra toda razón se interpretan las leyes, de manera antojadiza, para adecuarlas a ciertas conveniencias. Quienes esto hacen, salen a vanagloriarse ante la opinión pública, como doctos en el tema. Por el escaso conocimiento y una deplorable capacidad de razonamiento, no pasan de los bajos niveles de la vulgaridad.

Actualmente, muchas acciones de algunos entes oficiales, con personeros designados por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), que está a punto de ser renovado, demuestran muy claramente lo que significa un despropósito: funcionarios que dejan dudas y cuestionamientos a causa de sus decisiones.

Las nuevas designaciones para los miembros del Cpccs deben tomar en cuenta estos yerros y sus consecuencias, que generan una deuda con la sociedad. No se puede designar a personas afines a una corriente o pensamiento en instituciones obligadas a garantizar los derechos de todos los ciudadanos. Eso es un despropósito.

Los cuestionamientos públicos a las acciones del Superintendente de Comunicación en el caso Bonil, las críticas de algunos juristas a ciertas acciones del Fiscal en el caso Mery Zamora, por ejemplo, y la poca o ninguna clarificación sustentada por parte de los cuestionados, ponen en evidencia que los procesos de selección no son los que la democracia espera. 
José M. Jalil Haas

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)