13 de September de 2012 00:00

No seamos trompudos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La reciente puesta en escena de Don Evaristo, con su propuesta no seamos trompudos, es una evidencia más de la pérdida innegable de cordialidad que en algún momento caracterizó a los quiteños.

Los conductores y peatones suelen alternar el lugar de insultados e insultadores, las madres son mentadas con facilidad, se ofrece al público oyente un vocabulario vulgar y obsceno e inclusive se puede llegar a presenciar golpes y empujones en media calle.

¿Será que en nuestra conventual Quito, al verse estos abusos como actos tildados de viveza y a quien los realiza como ‘vivos’, nadie quiere ser tonto o lo que es peor todos quieren ser vivos?

Si no nos apropiamos individualmente del compromiso de ser mejores personas, no por miedo a la punición o porque esté prohibido; sino porque somos capaces de reflexionar y reivindicar nuestros actos, perderemos no solo la paciencia sino que también la cordialidad que nos caracteriza.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)