24 de September de 2013 00:00

Ser un legítimo ciudadano

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Se entiende por ciudadanía en términos formales la garantía constitucional tanto de deberes como de derechos que los individuos ejercen en un Estado-nación; sin embargo ¿el hecho de respetar la ley y exigir derechos de manera pasiva nos convierte verdaderamente en ciudadanos legítimos de nuestro Ecuador?

Definitivamente no, debido a que acercarnos a votar cada cuatro años, poseer nuestra cédula de ciudadanía, cumplir con nuestras obligaciones legales y fiscales o ser simples espectadores de las decisiones nacionales no alcanza para convertir a seres humanos que viven en colectividad en ciudadanos conscientes y pensantes, a lo mucho sirve para generar súbditos obedientes y temerosos. Por ende, ser legítimos ciudadanos significa interesarnos por el destino de nuestro país más allá de los procesos electorales, ser deliberativos y críticos propositivos, indignarnos con la corrupción, la injusticia y los abusos de poder; pero sobre todo actuar, crear, movilizarse pacíficamente, construir y edificar conciencias y mentes luchadoras por los intereses superiores de la patria.

En síntesis, ser ciudadanos implica crear una revolución pero no politiquera sino una revolución de las conciencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)