24 de julio del 2015 00:00

La lectura

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 2
Contento 30
José M. Jalil Haas

Siempre he considerado que la lectura es una de las actividades más productivas y beneficiosas para la mente humana. Considero el acto de leer como un ejercicio de la mente, igual que lo es a los músculos el ejercicio físico. Cuando leemos, nos relajamos, le damos a nuestra imaginación, con cada libro, un nuevo motivo de fantasear y a nuestra capacidad analítica una nueva herramienta de desarrollo. La lectura también nos permite conocer sobre otras latitudes, países y sus costumbres, y lo que es fundamental, comparar con nuestros hábitos y de pronto, hasta adaptar (no adoptar) lo que leemos a nuestro diario convivir. Si adaptamos, estamos haciendo uso de nuestra voluntad y de nuestro posibilidad de deducción.

Todo esto nos lleva, definitivamente, a fortalecer nuestro yo, a darle forma a nuestra personalidad, a alimentar el intelecto. Todo lo anterior es aplicable cuando la persona que lee es una persona libre de ataduras, de condicionamientos, como los complejos sociales, o los traumas infantiles, que generan resentimientos y actitudes agresivas contra los distintos. Cuando la persona que lee adolece de complejos y resentimientos, busca en las lecturas la oportunidad de justificar las actitudes que estos producen. Entonces, estamos frente a lectores condicionados.

Estos lectores adoptan lo que leen, cuando lo leído los hace sentir bien con sus traumas, y se transforman en simples repetidores de pensamientos ajenos, sin analizarlos. Los vemos pregonando pensamientos plasmados hace casi un siglo y defendiendo, por ejemplo, lo que dijeron Marx o Mariátegui, sin adaptarlo, simplemente adoptándolo. Los que leen y adoptan son los dogmáticos o doctrinarios, simples repetidores de pensamientos ajenos, sin evaluarlos de acuerdo a nuestras realidades geográficas, históricas, sociales. Esas personas son un peligro para una sociedad, pues su incapacidad analítica nacida de una fijación mental originada en un resentimiento o un trauma, si llegan al gobierno, no podrán hacer deducciones.

Simplemente, se quedarán con lo adoptado de las lecturas transformadas en dogmas, por satisfacer su necesidad enfermiza de revancha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (0)