12 de diciembre de 2016 00:00

La comunicación es un derecho

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 4
Carlos Humberto Zambrano Zúñiga

Los candidatos de la derecha coincidieron en ofrecer -si llegasen a ganar las elecciones en febrero 2017-, que lo primero que harían es derogar la Ley Orgánica de Comunicación. Los susodichos no reparan que aquella es producto de lo establecido en la Constitución de la República; Ley Suprema que garantiza y asegura el ejercicio de los derechos de la comunicación, de la información veraz, de la libertad de expresión.

La Constitución y la Ley Orgánica de Comunicación señalan que para difundir información y opiniones hay que respetar el marco de la verdad y de la objetividad. Toda la ciudadanía está en su derecho a expresarse y a opinar libremente de cualquier forma y por cualquier medio; del mismo modo, tiene total libertad para comentar y criticar; empero, todas las personas somos responsables por las expresiones que digamos; es decir, aquello se llama responsabilidad ulterior. La crítica siempre es bienvenida; pero esta debe ser constructiva, positiva, bien intencionada; no con ánimo de calumniar, de mentir, de faltar a la verdad a sabiendas.

Las opiniones deben ser tales, y no deben convertirse en línea de agresión; hay que respetar la dignidad de las personas. La ciudadanía debe exigir a todos los medios de comunicación (públicos y privados) una información veraz, oportuna, contextualizada; en fin. La información jamás debe ser manipulada. En aquellos asuntos que pueden estar inmersos en delitos de corrupción, hay que tomar en cuenta que su investigación (indagación), trámite de instrucción fiscal, juzgamiento y sanción corresponde exclusivamente a la administración de justicia penal; y, que los sujetos activos de las infracciones penales tienen derecho a la defensa y a impugnar las resoluciones de los jueces y tribunales respectivos. Por lo mismo, no hay que hacer juicios de valor por cuanto eso es prejuzgar; es realizar una evaluación apresurada o basada en información limitada, diminuta. Hay que tomar en cuenta que el principio de presunción de inocencia es una norma constitucional que hay que respetarla siempre, pero siempre.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (7)