12 de enero de 2018 00:00

Una joven promesa en la Vicepresidencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 9
Triste 1
Indiferente 7
Sorprendido 2
Contento 17
Efraín Flores Batallas

La Asamblea Nacional Constituyente, luego de recibir la terna enviada por el Ejecutivo, eligió vía votación a la Vicepresidenta de la República, en reemplazo del señor Glas. Los resultados se inclinaron a favor de María Alejandra Vicuña.

En la terna en referencia constaban además María Fernanda Espinosa y Roxana Alvarado, dos incondicionales de Alianza País y desde luego de Rafael Correa, quienes desde mi punto de vista, eran las idóneas para ocupar tan honroso y delicado cargo, ya que acreditan la suficiente experiencia y agallas; si la votación les favorecía, hubiesen tenido la oportunidad de enmendar todo lo actuado en diez años, y contribuir a la propuesta de Lenín Moreno de devolverle al país algo de estabilidad económica, social y política.

Sin embargo, es Vicuña quien debe asumir ojalá con valentía y sin compromisos de por medio el encargo de la Asamblea. ¿Pero qué es lo que debe hacer? Todo lo contrario que hizo el señor Glas, esto es: demostrar honestidad a toda prueba, colaborar directamente con la propuesta de Moreno; velar por los intereses del país, no de un partido político en particular; inmiscuirse en los temas referentes a los sectores estratégicos, pero contando con el respaldo de los ministros de Estado, etc., gestión nada fácil, más aún si consideramos que no evidencia una trayectoria política de envergadura y poco conocimiento de los negocios del Estado; no obstante, no le queda de otra, así que ha trabajar se ha dicho y orientar sus esfuerzos a lo prometido en su primer discurso: el enfoque social y el diálogo.

La bancada de Alianza País no acudió a la sesión, demostrando una vez más sus inicuos intereses politiqueros y ofendiendo como es su costumbre a la que ellos llaman la patria querida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (2)