7 de marzo de 2016 00:00

Jorge Glas un patriota como muchos otros

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 210
Triste 2
Indiferente 30
Sorprendido 4
Contento 31
Dr. Eduardo Díaz Ocampo. Rector de la Universidad Estatal de Quevedo.

Incluía la representación de un cementerio hecho de piedras cerca de las carpas de hojas que improvisaron nuestros soldados en la base de Tiwintza de 1995 durante la Guerra del Cenepa, la casa abierta que hace un año realizaron nuestros soldados en la Escuela Militar del Ejército en memoria de los veinte años en que salimos victoriosos.

Contaron cómo ganamos con equipos rústicos, dispositivos de comunicación improvisados y minas instaladas con estacas y sogas.

El verbo rector de la narrativa fue improvisar y no se equivocan: en los 90s, la aprobación de la Ley de Modernización durante el gobierno de Sixto Durán Ballén permitió profundizar la desarticulación del Estado, el inicio de la época de las privatizaciones de los sectores estratégicos.

En el país de los “apagones programados” o de la Hora Sixto, no sorprendía la improvisación.

¿A qué va este antecedente? A un artículo publicado el 4 de marzo del 2016 por Enrique Ayala Mora, en donde pretendió burlarse del Vicepresidente de la República, Jorge Glas, por su participación en la Guerra del Cenepa como ingeniero.

Ayala mostró cómo un historiador puede, por intereses políticos, errar en el análisis: Glas no fue un héroe, fue un ciudadano como todos aquellos que participaron en ese conflicto con un Estado y que las circunstancias exigían a los ciudadanos, a los soldados, arreglárselas como pudieran.

Criticó además aquella obra del vicepresidente que intenta precisamente hacer lo opuesto a esa época: recuperar nuestros sectores estratégicos a través de hidroeléctricas que aseguran nunca más Horas Sixtos, o proyectos multipropósitos que aseguran a nuestro sector agrícola no más pérdidas por sequías o inundaciones.

Ayala pretendió burlarse del Vicepresidente, pero un análisis cuidadoso muestra que su pretensión es trágica: reveló cómo los intereses políticos pueden nublar la capacidad analítica de los que alguna vez fueron intelectuales objetivos.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (23)
No (42)