1 de junio de 2016 00:00

La inconformidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 8
Sorprendido 8
Contento 28
Diego Sebastián Ponce Cahuasquí

Me gustaría compartir algo que he podido advertir en la mayoría de mis hermanos latinoamericanos conocidos por tierras extranjeras. Aparte de estar unidos por el mismo idioma, he notado -un poco triste-una característica que también nos distingue: la inconformidad.

Esa inconformidad que nos lleva a hablar mal del vecino, amigo, dirigente, profesor, asambleísta, alcalde, presidente, etc. Y que refleja muchas veces nuestra falta de autoestima e identidad, al pensar que siempre los demás lo están haciendo mejor. Sin embargo, conociendo el problema y asumiéndolo, creo firmemente que esa inconformidad puede ser llevada de una manera positiva. Ya que esta es la fuerza motora para el progreso de una sociedad, siempre y cuando sirva como pauta para la innovación y el cambio.
Aunque no todos partimos desde el mismo punto de salida, avanzar en la carrera de la vida siempre estará ligado al trabajo duro e individual, aplicando la primicia: “trabaja por ti y por los demás, sin importar los demás”.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)