10 de September de 2012 23:54

Los Incendios

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El valle de Tumbaco tiene clima, fauna y flora diferentes a los de Quito. Lo conozco en verano desde hace más de 56 años. Julio y agosto debemos estar prevenidos contra los incendios. Dejó de llover hace dos meses y 15 días. Todo está seco. El sol y el viento arrecian: el follaje ha perdido todo su ropaje de invierno y se viste de verano. El viento arrebola su tierra franca, arenosa y cascajosa. El polvo se confunde con nubes de humo que cubren partes del cielo por varios lugares, en especial las quebradillas.

El sol y la luna se tornan rojos. Todo el valle y sus montañas están secos. ¿Si los incendios son provocados o no? Es la pregunta de siempre y buscamos al diablillo que lo incendió. Nunca lo hemos encontrado. Hace cinco años fue terrible: todo a nuestro alrededor se quemó, no quedó una paja, 200 hectáreas se hicieron cenizas, y no pudimos encontrar ni un diablillo.

Con el avance de las viviendas se debe prevenir con capacitación y ecología, donde se explique que no se debe quemar en el verano, que debe cuidar el hábitat y que se “olviden” de la ancestral costumbre de quemar, pues tenemos que cuidar nuestras vidas y pertenencias.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)