18 de octubre de 2016 00:00

Gran demócrata y humanista

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 71
José M. Jalil Haas

En los últimos días hemos visto con estupor las acciones que toma el “gran demócrata” Sudamericano, adalid de los planteamientos del socialismo del siglo XXI, hombre “humanista” (?) según algunos “solidarios” , el Señor Nicolás Maduro.

La última perla: aprobar el presupuesto apartándose de la normativa constitucional.

Sería interesante escuchar o leer el análisis que hacen sobre este tema algunos políticos, que hasta no hace mucho calificaban la situación venezolana como una campaña mediática para desestabilizar el régimen, obedeciendo dictámenes del imperio.
Quienes algo conocemos del concepto de democracia, tenemos claro que esta se sustenta en la división de poderes y el respeto que deben tener cada uno de ellos con respecto al otro, según las constituciones vigentes. Es imperdonable que alguien se atribuya poderes de desconocer alguna función del Estado, solamente por no comulgar con sus pensamientos.

Es obligatorio en Democracia (esta sí con mayúscula), que los funcionarios, sean estos electos o designados, tengan requisitos mínimos para poder ejercer un poder. No puede ser que se ponga en la presidencia de una república a una persona que a duras penas ha completado grados elementales de educación. Peor aún si la designación de ese candidato fue hecha por otra persona e impuesta como candidato. Quien así lo designa comete pecado contra la Patria. Es un verdadero despropósito designar candidato a una persona sin méritos.

Quien no tiene educación suficiente y necesaria para ejercer un cargo, cualquiera que sea, es un camino seguro hacia el desastre.
No he vuelto a escuchar a los “solidarios” con el señor Maduro, salvo una que otra voz aislada de algún funcionario de segundo orden de diferentes países, mientras que los principales defensores, antes voceros de una resistencia “anti-imperialista” permanecen en silencio (vergüenza por sus apoyos anteriores?). Ya no hay espacio para justificar acciones como esta última perla.

Y no hablemos del calificativo de “humanista” también endilgado al Sr. Maduro. Es evidente que quien lo manifestó como una defensa del Señor Madura, lamentablemente no conoce el concepto de “humanismo”. Empezamos por decir que hasta donde yo conozco, no hay humanista que no tenga un nivel cultural alto. En este caso es evidente que el beneficiario del calificativo no cumple con este requisito mínimo. El otro requisito para ser humanista es el de tener una capacidad de razonamiento de alto nivel. Otro requisito que el Señor Maduro tampoco cumple.

Las solidaridades de los dogmáticos no resisten el menor análisis.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (13)
No (1)