3 de November de 2011 00:01

Gracias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Existen dos frases sagradas que la humanidad desgraciadamente las está olvidando, estas son "por favor" y "gracias". Hoy me voy a referir a la segunda para decir Gracias a Dios por haberme permitido hace 37 años ser el ganador del concurso de méritos y oposición para ser Cirujano General de ese hospital que tenía el sagrado nombre de Hospital Guayaquil y ser el
primer cirujano fundador del Servicio de Cirugía, junto con mi hermano fallecido en servicio hasta el último día su vida Dr. Arturo E. Bermúdez Cedeño y el Dr. Bosco Mendoza
Alvarado.
Gracias a ese equipo de salud integrado por los médicos, enfermeras profesionales, enfermeras auxiliares, secretarias, personal de servicio social y personal de servicios varios por haberme acompañado a lo largo de estos años a dar nuestro servicio de calidad y calidez a nuestros pacientes, la razón de ser de nuestro trabajo. Gracias a ese equipo de cirujanos especialistas que han compartido conmigo el servicio de cirugía dando amor, conocimiento, experiencia, capacidad y consejo para sacar adelante nuestro servicio. Gracias a mis pacientes quienes en 37 años les he dado todos mis esfuerzos y me ha enseñado a practicar la parábola del Buen Samaritano.
Debo agradecer a mi familia por su apoyo incondicional y de corazón, un sincero Gracias por las múltiples llamadas de familiares, amigos, médicos, alumnos y pacientes de muchas partes del Ecuador y del exterior por sus voces de aliento y preocupación, quiero decirles a todos que hoy más que nunca siento tranquila mi conciencia que me dice que he cumplido con mi trabajo encomendado hace 37 años, practicando el principio fundamental de la medicina: "Lo primero es no hacer daño" y con el verdadero juramento hipocrático dado por nuestro padre de la medicina Hipócrates "Quien tiene amor por la humanidad, tiene amor por el arte de curar".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)