30 de julio de 2014 00:00

Navidad en Julio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 20
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 0
Bernarda Mena Romo-Leroux

Como reyes magos, con abultadas chequeras y maletines llenos de acuerdos, llegaron este mes a Latinoamérica los presidentes de Rusia, China y Japón en pos de distintos negocios en energía, comercio, agricultura, tecnología, armas, entre otros. No importa si los dos primeros representan regímenes poco democráticos. Lo importante es que traen plata y son, al menos en imagen, una contrapropuesta a la presencia norteamericana y europea en la región.

En Brasil, Vladimir Putin y el chino Xi Jinping dieron impulso a la creación del banco de los Brics, que según algunos, crea un nuevo orden mundial en materia financiera y sellaron sendos negocios y acuerdos con Dilma. Putin en Cuba, país al que le acaba de perdonar una billonaria deuda, en Nicaragua y en Venezuela hizo nuevos negocios y logró acuerdos en “cooperación estratégica”. A Argentina llegó en un momento en que la economía está a un tris de colapsar, interesado en los potenciales negocios del Premio Gordo de los yacimientos de gas y petróleo: Vaca Muerta.

El presidente chino, Xi Jinping fue a Argentina, Venezuela y Cuba con exactamente los mismos objetivos que Putin: hacer negocios y consolidar más aún su poderosa presencia como el mayor prestamista en la región. Y el premier japonés, Shinzo Abe, llega para visitar México, Brasil, Colombia, Chile, Cuba y reunirse con el Caricom. ¿El objetivo de su visita? Hacer negocios e incrementar presencia nipona en la región.

Al Ecuador creo que ninguno de estos líderes llegó. De hecho, me parece que ningún otro líder significativo nos ha visitado en tiempos. El último que vi fue el tirano de Bielorrusia y no sé ni para qué vino.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)