6 de May de 2012 00:01

Día del trabajo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Muchas arengas y frases de cajón se leen y escuchan el 1 de Mayo cada año. Y la verdad es que, a pesar de todas esas apasionadas declaraciones, el nivel del trabajador no ha mejorado un ápice en las últimas décadas. Los dirigentes gremiales son convencidos defensores de dos dogales de la clase trabajadora: el Código del Trabajo y el salario mínimo o básico.
Con estos instrumentos se ha logrado que muy pocos empleadores evalúen a sus empleados por sus méritos, sino que lo hagan como simples números. Por eso muchas empresas se cuidan de no sobrepasar cierto número de empleados, otras contratan con renuncia firmada, y, casi todas, pagan salario mínimo vital mas los idolatrados "beneficios".
¿Pero qué fuera de un mercado de trabajo mucho más competitivo? Y no he dicho neoliberal sin regulación alguna, pero uno en el que se protejan los derechos tanto como se enuncien las obligaciones mínimas de un trabajador sin asignarle una jaula dorada. ¿Qué sucedería si la oferta y demanda fueran las que controlen realmente el valor del trabajo en lugar del salario mínimo y estabilidad obligatoria?
Seguramente ganarían mucho más los más calificados y mejor preparados para una posición, amén de inyectarle importantes dosis de motivación a los trabajadores. ¿Qué hace el sacrosanto Estado para innovar esta situación y sus proyecciones?

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)