30 de noviembre de 2015 00:00

Convención de Ginebra de 1949

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 27
Triste 3
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 2
Miguel Mena Ayala

Hasta en la peor de las guerras y en las guerras más cruentas y sanguinarias existen leyes de lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer. En principio, un militar está entrenado para matar o morir. En caso de ser capturado y sometido a tortura debe resistir lo que más pueda sin otorgar información valiosa al enemigo que puede cambiar el curso de la guerra. Es decir, nunca un militar debe dar información estratégica al enemigo, así sufra la peor de las torturas que por lo general son las torturas chinas (extracción de muelas, desmembramiento, cercenamiento de dedos, falanges y genitales, extracción e hilamiento de uñas, toques eléctricos en genitales, zonas sensibles y electrocuciones).

La guerra es la continuación de la vida política, de otras manera, en este caso armadas y por la fuerza. Así debe entenderse la geopolítica internacional.

En nuestro medio, en los 80 un grupo de jóvenes adultos cansados de las políticas erróneas y manejos corruptos de ciertos gobernantes que impedían la participación política de personas preparadas e idóneas, por lo general, jóvenes buscando justicia social, se vio obligado a tomarse las armas como única alternativa de participación. A este grupo se lo conoció como AVC o “Alfaro Vive Carajo”, organización político-militar de extrema izquierda y no delincuentes y criminales como siempre el poder ha intentado catalogarlos.

Cuando un grupo de menor fuerza militar intenta enfrentar a un grupo de mayor poderío militar será un suicidio. Así está escrito en los libros de historia. No obstante, a todos los participantes en conflictos armados se los juzga con las leyes de guerra, promulgadas en la Convención de Ginebra de 1949 y a sus violaciones como delitos de lesa humanidad. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (3)