6 de abril de 2017 00:00

Ni una menos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 26
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Eduardo Proaño Paredes

Suena muy bonito tanto las palabras, como la reflexión. La semana pasada nos conmovió y remeció nuestro ser el saber de la desaparición y posterior asesinato de la joven cuencana Cristina P., en manos de un degenerado, cruel y brutal asesino.

No son solo adjetivos dichos al azar, actuó este individuo, con premeditación, alevosía, ventaja y saña contra una joven mujer en la plenitud de su vida.

Cómo es posible que un ser humano se ensañe así con un semejante. Solo se le puede calificar como un monstruo que debe ser apartado de la comunidad. No puede permitir la sociedad y la justicia que se valgan de argucias legales y pretendan decir que es un enfermo mental. Quien actúa con una planificación para cometer un asesinato, y tiene de antemano pensado como deshacerse del cuerpo, es un ente que hay que confinar en el fondo de una celda y perder la llave, porque es un depredador.

El drama y sufrimiento que ha causado a la familia de esta chica, es inimaginable y difícilmente se puede decir que uno entiende, no existe abrazo que una los pedazos de un corazón roto por la partida inesperada de un ser querido , era un ser humano que tenía una vida entera por vivir; fue truncada por un asesino despiadado, no se puede seguir permitiendo femicidios, la sociedad y la justicia no deben ser indulgentes con sujetos que desprecian la vida humana, es hora de alzar nuestra voz ,para que sea una realidad y no un simple enunciado, las palabras “Ni una menos”. Descansa en paz Cristina.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (0)