27 de febrero de 2018 00:00

Respuesta a Mauricio Pozo: La libertad y la igualdad como oxímoron

valore
Descrición
Indignado 25
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 3
Contento 8
Pablo Dávalos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

“Liberté, égalité et fraternité” fueron los ideales que abrieron el horizonte emancipatorio de las sociedades democráticas modernas. Fueron esos ideales los que inspiraron a la Asamblea Nacional Constituyente de Francia de 1789 para declarar que “los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos”. La Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano se convertía en el fundamento de la ontología política de modernidad. Seres humanos libres e iguales en derechos son la condición de posibilidad de una sociedad abierta y democrática. En efecto, libertad e igualdad son el fundamento del derecho y la política moderna.

Se trataba de una idea revolucionaria que fue cuestionada desde sus inicios. El pensamiento conservador, promonárquico y reaccionario de, entre otros, Burke, Bonald y De Maistre, negaban la igualdad humana. Para ellos, los hombres ni nacen libres ni son iguales, porque “todos somos diferentes”. Esta reflexión nace de la extrañeza y la sorpresa que provoca un texto como aquel de Mauricio Pozo, que contiene en su título un oxímoron: “La libertad anula la igualdad”. Un debate tan complejo y con dimensiones tan vastas como aquellas que hacen referencia a la relación entre libertad e igualdad, de repente, desaparecen en la reflexión de Pozo y se convierten en pura ideología. En su texto, Pozo convierte en antinomias a la igualdad y la libertad, y relaciona igualdad con política económica heterodoxa a la cual, además, acusa de crear pobreza e igualar “hacia abajo”. Un procedimiento teórico de esta naturaleza solo se explica a condición de despojar a la noción de igualdad de todo su contenido de ontología política y convertirla en adjetivo, con la intención clara de desprestigiar aquello con lo que no se está de acuerdo, en este caso, la propuesta de política económica del Foro de Economía Alternativa y Heterodoxa.

Se trata de una posición ideológica recurrente al interior del neoliberalismo y sus sicofantes. La confusión de Mauricio Pozo entre la noción jurídica y política de “igualdad” con aquella económica de “equidad”, en realidad busca escamotear un debate imprescindible: aquel de la distribución del ingreso.

Si la riqueza es producida por toda la sociedad, entonces es justo y ético el debate que problematiza su distribución.

La heterodoxia en economía, además, trata de crear conceptos del siglo XXI para comprender al siglo XXI. La heterodoxia no confunde equidad con igualdad, y es plenamente consciente de la dialéctica entre libertad y necesidad. Una sociedad en la que la mayoría de sus personas son sometidas a la pobreza por necesidad y escasez, no es ni libre ni justa.

Las políticas económicas heterodoxas quieren dar cuenta de los acontecimientos que nos están transformando radicalmente como la sociedad de la información, el cambio climático, las criptomonedas, la inteligencia artificial, etc. Sus propuestas nacen desde lo interdisciplinario y desde un compromiso ético con una sociedad que ya sufrió demasiado en carne propia las inhumanas prescripciones del neoliberalismo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (6)