24 de diciembre de 2017 00:00

El Yachay, una estafa correísta

valore
Descrición
Indignado 23
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 85
Enrique Ayala Mora

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una carta del rector del Yachay sobre mi artículo “El doctor Correa”, me lleva a las siguientes precisiones:
1. El rector habla de supuestos “logros”, sin considerar el probado despilfarro y el mal manejo de recursos. Habla de problemas “ajenos a nuestra gestión y voluntad, como la falta de laboratorios y aulas”, silenciando las pésimas construcciones, los sobreprecios, la ineptitud y mala administración. No sé si él es responsable de ello, pero ciertamente lo es el correísmo.

2. Habla del enorme trabajo que alumnos y docentes realizan. Posiblemente así sucede con varios de ellos, pero no dice que cada alumno del Yachay cuesta más de diez veces que lo que el Estado aporta por cada estudiante universitario y politécnico. Y sus docentes ganan mucho más que los de otros centros superiores. Si las politécnicas, por ejemplo, tuvieran esos montos, producirían muchísimo más.

3. Afirma que Yachay “solo” ha recibido la bicoca de USD 49’877.309 desde 2014, sin tomar en cuenta que las malas construcciones y otros gastos se pagan aparte y los créditos contraídos son enormes y usurarios. Debería declarar todo lo que ha recibido Yachay Tech por diversas vías.

4. Dice: “seguimos la senda que cualquier institución de educación superior en proceso de formación y crecimiento debe tomar”. Claramente ignora la realidad del país, donde las instituciones exitosas no han malgastado, ni pagan latisueldos, ni tienen docentes a tiempo completo, peor autoridades, que viven y trabajan en el extranjero.

5. Hay una cuestión de fondo: la propia naturaleza del Yachay. Para quien conoce de educación superior es un proyecto no solo caro e inadecuado, sino inviable, tal como está concebido. Si las cosas siguen como están, el elefante blanco seguirá creciendo, por más que algún profesor publique artículos o los alumnos estudien bastante.

6. El rector habla de mi “agravio y prejuicio” a Yachay. Verdadero agravio y ofensa a todo el Ecuador es contar medias verdades, ocultar irregularidades o negarlas, ganar sueldos escandalosos y actuar como cómplices del anterior gobierno. Me ratifico en que  Yachay es un costoso fiasco y una estafa correísta.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (91)
No (19)