16 de febrero de 2016 00:00

Los corazones azules 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 225
Fabián Guarderas Jijón

Es penoso cada día enterarnos de accidentes de tránsito fatales que se producen en las vías del Ecuador. Las causas son varias, pero la más frecuente es la impericia del conductor, sea esta por conducir en estado de embriaguez o bajo efectos de sustancias prohibidas, desconocer las leyes, etc. No se aprecia una sustantiva disminución de los índices de los accidentes.

Lamentablemente, los agentes de tránsito más se interesan en sancionar y a veces en esperar que se produzca una infracción para luego sancionar, antes que el hecho de prevenir y asesorar al conductor.

Las medidas tomadas para únicamente disminuir la velocidad como, por ejemplo, los fotorradares son poco observadas, “bloqueadas” y no pueden evaluar varias faltas que puede estar cometiendo el conductor de un vehículo. Recuerdo que hace varios años se implementó muy acertadamente -y lo afirmo como profesional de la Salud Mental- pintar corazones azules en las carreteras en el lugar donde se había producido fatales accidentes de tránsito- Incluso se ponía el correspondiente número de corazones. Esta medida “impactaba” más a los conductores, ya que al pasar por la vía mencionada y observar las señales azules disminuían la velocidad, quizá meditaban de en qué estado manejaban, pensaban que podrían ser ellos futuras víctimas, etc. La medida surtió efectos positivos. Incluso se realizaron tesis universitarias al respecto y entiendo que esta medida fue adoptada por otros países.

Sugiero que se instaure nuevamente esta señalética muy eficaz.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (124)
No (0)