3 de junio de 2018 00:00

Para Carapaz

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 32
Hugo Rea Melo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Quien, si no el padre de las mentes versátiles, tuvo que construir los cimientos de esa famélica escultura rodante, formada sin más elementos que fierros, alambres y tornillos, pero que puso a soñar y cambió la vida, de todo aquel que se atrevió a seducirla y a enamorarla, recibiendo a cambio, románticos paseos, por bosques, valles, ríos y montañas; naturalmente estoy hablando de la bicicleta y su inventor, Leonardo Da Vinci, no obstante, este le dio el alma, mas no la vida, porque curiosamente su condición estática e inanimada, perduró hasta comienzos del siglo XIX; justo en el momento en que la mente brillante del artista florentino estaba por descifrar, el cómo dotar de un soplo de vida a su prodigioso alumbramiento, para que diera los primeros pininos, apareció el encargo artístico más importante de su vida, pintar el retrato de la Mona Lisa. No pudo contradecir a su mente inquieta, aceptó este nuevo desafío, dejando huérfana e inacabada a su criatura de dos ruedas; aun así, Leonardo, a su inconclusa obra le dotó de un halo de misterio, igual que lo hiciera cuando pintó su inmortal cuadro; y es que en sus fierros, se guardan celosamente, el espíritu de los lugares, que con gran esfuerzo conquista y seguirá conquistando, gracias a que su creador le ha convertido en una maravillosa máquina del tiempo, porque en segundos, nos traslada, de un tiempo de tristeza a un tiempo de alegría; y a algunos los vuelve campeones, como a nuestro héroe Richard Carapaz.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)