4 de octubre de 2016 00:00

Abusiva ocupación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 16
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 62
René Fernández Salvador

Años atrás, cuando el Municipio de Quito aprobaba la Construcción de una Urbanización Privada, lo hacía mediante “Ordenanza Municipal”, en la cual se establecían los requisitos a cumplirse por el urbanizador, antes de proceder a la venta de los lotes. En esta “Ordenanza Municipal” se estipulaba el tipo de urbanización: calles pavimentadas, las dimensión y tipo de veredas y lo más importante, que los servicios de luz, agua potable, alcantarillado y teléfonos, debían ser construidos en forma subterránea.

Al concluir las obras, estas se entregaban al Municipio, quién a su vez disponía que las instalaciones eléctricas sean recibidas por la Empresa Eléctrica Quito para su administración, explotación, mantenimiento y servicio. Los postes de alumbrado público contenían únicamente luminarias de mercurio o vapor de sodio y bajo ningún concepto debía existir una conexión de conductores visible, es decir las instalaciones debían ser subterráneas.

Aún más, estos postes de hormigón están diseñados para la instalación de alumbrado y no pueden resistir la instalación de conductores. En forma por demás arbitraria, la Empresa Eléctrica Quito S. A. permitió la ocupación de los postes de alumbrado público a la Empresa Estatal “Ietel” para que ésta pueda dar servicio de teléfono a los usuarios de las urbanizaciones.

A partir del uso masivo de la televisión por cable, las empresas encargadas de dicho servicio, también ocuparon estos mismos postes recargando aún más la presión ya existente. A la fecha hay una masiva ocupación de los postes, con instalaciones conocidas como “espaguetis” o “telarañas” por la forma abusiva, anti-técnica y peligrosa con la que los cables se han instalado.

Hay muchos postes trizados, inclinados, rotos y en general dañados por el abuso de estas instalaciones. Es hora de que el Municipio demande de la Empresa Eléctrica la restitución de los servicios de alumbrado a su estado normal y que las empresas que en forma arbitraria y abusiva han instalados sus redes en los mismos postes, solucionen esta desagradable agresión visual. El Municipio no tiene porqué asumir los costos de “Soterramiento” .  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (1)