Un enfoque de los temas y personajes internacionales de toda índole trae este blog de Dennis Rodríguez. Él tiene una columna en EL COMERCIO y en la revista Familia de este Diario. También ha sido corresponsal en Colombia y en la Federación de Rusia, donde cursó estudios universitarios y de posgrado. Anteriormente, laboró para el diario El Universo. Ha realizado cubrimientos informativos en una veintena de países.

¿'Espías' rusos se colaron en la Casa Blanca?

COMPARTIR
valorar articulo
Descrición
Indignado 21
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 17
Contento 5

El título de esta columna nada tiene que ver con un 'thriller', un filme de ficción o una comedia hollywoodense. En absoluto. Tampoco se refiere a alguna de las cargantes novelas del estadounidense Tom Clancy, prolífico autor sobre temas de la vieja Guerra Fría del siglo XX. 'La caza del Octubre Rojo' es una de sus obras más conocidas.

Sí se refiere, en cambio, a una 'tragicomedia' (léase 'tragedia'). O a un 'reality show' sin límite de tiempo, que se rueda las 24 horas del día desde la tercera semana de enero de este año, en la sede del Gobierno de la nación que ha sido catalogada como la mayor democracia del mundo (¿Realmente lo sigue siendo?)

¿Por qué ‘tragedia’? Básicamente por dos razones.

Durante ese tiempo, el hombre consiguió superar la valla del perímetro exterior y una barrera para vehículos, además de rebasar otra verja cerca del ala este de la Casa Blanca antes de ser arrestado

Imagen referencial. de la Casa Blanca Foto: Wikicommons

1. La huella rusa en EE.UU.

La comunidad de inteligencia de EE.UU. ha determinado que existen indicios de que Rusia incidió directamente en el resultado de la carrera por la Casa Blanca. El Kremlin y su zar, al parecer, se jugaron todo por la candidatura del sucesor del demócrata Barack Obama y atacaron desde varios frentes a la esposa del expresidente Bill Clinton. De esa manera, lograron que su favorito venciera.

La estrategia anti Hillary Clinton se delineó con antelación, conforme señalan los reportes del FBI, que fueron divulgados por diarios como The New York Times. Los contactos entre miembros del Ejecutivo de Vladimir Putin y del entorno de Donald Trump empezaron muchos meses antes de los comicios del 8 de noviembre de 2016.

Pese a que el magnate republicano ha desestimado los informes de inteligencia y ha negado la interferencia rusa, cada vez aumentan las dudas en torno al verdadero nivel de la relación Putin-Trump, que es desaprobada por la mayoría de ciudadanos estadounidenses, según sondeos divulgados el viernes 24 de marzo de 2016. Pero ¿qué se traen ambos presidentes entre manos? O, peor aún, ¿qué tiene en mente el primero respecto de qué hacer con el segundo? ¿Y cuándo y cómo?

Las dudas se extienden en especial si se analizan las motivaciones que tuvo el Gobierno del exagente del extinto Comité de Seguridad Estatal (el KGB, por sus siglas en ruso) para apoyar decididamente la campaña del dueño de la Torre Trump. Cabe, entonces, cuestionarse: ¿El propietario del concurso Miss Universo fue el candidato de Moscú? ¿Por qué razones?

También las preguntas se incrementaron luego del despido de Michael Flynn del cargo de asesor de Seguridad Nacional por sus aparentes vínculos con Rusia. Este general fue echado luego de verificarse que mintió al no revelar que mantuvo conversaciones no autorizadas con el embajador ruso en Washington, Serguéi Kislyak. Este ha sido calificado como “un espía de categoría superior y un reclutador de espías”, según han revelado funcionarios de la inteligencia estadounidense a la cadena CNN.

En todo caso, la cadena británica BBC ha reseñado que los reparos acerca de los nexos con Flynn persisten por una serie de razones. Así, en el 2016, el alto oficial fue fotografiado junto al presidente Putin en una cena de gala ofrecida por el canal estatal Russia Today (RT), donde el general figuraba analista en temas militares.

En el trasfondo de la cascada de inquietudes acerca de la verdadera relación entre Rusia y Trump, conviene recordar algunos pronunciamientos anteriores del hombre fuerte de Moscú. Este ha señalado que la eclosión de la URSS, de la cual ha responsabilizado a Occidente y en particular a Washington, fue "la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX (…) Quién no lamenta la desintegración de la URSS, no tiene corazón. Pero el que desea su restitución en su antigua forma, no tiene cabeza", ha dicho.

Además, Putin ha reafirmado su empeño de recuperar la antigua grandeza de Rusia, como lo ha demostrado al imponer sus tesis y sus intereses en las guerras en el este de Ucrania y en Siria. Pero cabe plantearse esta pregunta: ¿El delfín del zigzagueante Boris Yeltsin ha pensado tomar una suerte de ‘revancha’ histórica con los vencedores de la vieja Guerra Fría? Si es así, ¿Trump serviría para algo?

2. ¿Un escabroso expediente sobre Trump?

BuzzFeed News, un portal electrónico con sede en Nueva York, sacó a la luz un sorprendente informe referido al actual Mandatario de EE.UU. El autor del reporte no verificado sobre los nexos y actividades de Donald Trump en Rusia es Christopher Steele, exagente de inteligencia británico, cuyo paradero ahora aparece rodeado por el misterio. ¿Qué revela el documento de 35 páginas? Entre otras cosas, que Moscú dispone a la mano datos comprometedores (kompromat, en lengua rusa) con los cuales estaría en condiciones de presionar e incluso chantajear al Jefe de la Casa Blanca.

Pero eso no es todo: un pasaje del informe además se enfoca en las supuestas “obsesiones y perversiones sexuales” del magnate, que fueron grabadas en la suite de un exclusivo hotel moscovita. Los hechos se habrían dado en la suite que meses atrás habían ocupado Barack Obama y su esposa.

En definitiva, la pregunta que cabe hacerse es esta: ¿Qué tan profunda será la huella que dejará el Kremlin en la Casa Blanca?...