Un enfoque de los temas y personajes internacionales de toda índole trae este blog de Dennis Rodríguez. Él tiene una columna en EL COMERCIO y en la revista Familia de este Diario. También ha sido corresponsal en Colombia y en la Federación de Rusia, donde cursó estudios universitarios y de posgrado. Anteriormente, laboró para el diario El Universo. Ha realizado cubrimientos informativos en una veintena de países.

Donald Trump sí da alas a los racistas de Estados Unidos

COMPARTIR
valorar articulo
Descrición
Indignado 35
Triste 6
Indiferente 9
Sorprendido 2
Contento 4

La retórica antiinmigrantes de Donald Trump fue una de las claves de la victoria del republicano en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, según han señalado analistas.

En la foto, carteles y las velas de ciudadanos de EE.UU. contra racismo se ubican en la embajada de ese país en Berlín, Alemania el pasado, 10 de noviembre de 2016. Foto: AFP

En la foto, carteles y las velas de ciudadanos de EE.UU. contra racismo se ubican en la embajada de ese país en Berlín, Alemania el pasado, 10 de noviembre de 2016. Foto: AFP

Pero los dichos del primer presidente de EE.UU. que ha recibido el apoyo de la organización racista Ku Klux Klan también, al parecer, han dado alas a algunos grupos xenófobos. Estos movimientos en estos días han atacado a miembros de las minorías raciales por razones religiosas, de preferencias sexuales y políticas.

Precisamente, un día después de que el magnate inmobiliario consumara su arribo a la Casa Blanca, las redes sociales se convirtieron en la galería de capítulos de violencia xenófoba y homófoba. Y las imágenes crudas y los videos aún pueden mirarse. El sitio Day 1 In Trump’s America (Día 1 en la América de Trump) es uno de los que recoge las denuncias y fotos de los ataques.

Se trata de agresiones como la que ocurrió en la prestigiosa Universidad de Nueva York, donde la leyenda ‘Trump’ fue pintada en la sala de oraciones para musulmanes.

La Asociación de Estudiantes Musulmanes de la universidad neoyorquina emitió un comunicado, en el cual alerta que sus miembros “constatan que nuestro campus no es inmune a la intolerancia que afecta a Estados Unidos”.

Una experiencia mucho peor se produjo en un establecimiento educativo de De Witt, en el estado de Michigan, donde un grupo de alumnos impidió la entrada a sus colegas de origen latino al grito de “¡Regrésate a México!”, además de que acosaron a una chica de ese mismo origen.

Asimismo, en los baños de una institución de Minneapolis, en Minnesota, fue pintada la leyenda “Solo para blancos”.

La Universidad Estatal de San Diego fue el escenario de otro episodio de xenofobia. Allí, dos atacantes confrontaron a una estudiante de confesión islámica e “hicieron comentarios sobre el presidente electo Trump y la comunidad musulmana”, detalló la policía del campus. Luego, le robaron su cartera, mochila y las llaves de su auto. Fue a buscar ayuda y cuando regresó al lugar con agentes de la Policía comprobó que se habían llevado su auto, confirmó el vocero policial, Ronald Broussard.

Un capítulo similar se produjo en la Universidad Estatal en San José, donde un atacante se aproximó a una alumna desde atrás, tirándole del chador, asfixiándola y haciéndola caer, según un comunicado emitido por los estudiantes.

El pasado 16 de junio, cuando el magnate anunció su intención de correr por la Casa Blanca, precisamente empezó su discurso con una carga xenófoba. Ese día, aseguró que México enviaba a EE.UU. a muchas personas con un cúmulo de problemas. “Están trayendo drogas, al crimen, a los violadores”, señaló entre otras cosas acerca de los migrantes procedentes de la otra orilla del Río Grande.

El último fin de semana, en tanto, ha asegurado que apunta a deportar a entre dos y tres millones de indocumentados "criminales". Pero las organizaciones de defensa de los migrantes temen que en esa categoría ingresen personas 'sin papeles' que cometieron delitos leves.
Y los temores se han ahondado con la inclusión en el futuro gabinete de Trump de personajes como Stephen K. Bannon. Para muchos, abiertamente racista y misógino,  Bannon será el estratega jefe y consejero principal de la administración del mandatario republicano.
Bannon debe su designación al éxito de su portal de noticias, Breitbart, y su creciente influencia entre los ámbitos más conservadores. El sitio en línea es una de las principales plataformas de la nueva ultraderecha de EE.UU.


En ese escenario explosivo, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus siglas en inglés), ha advertido del rebrote de xenofobia y homofobia. Y alertó que el miércoles pasado, millones de personas que vinieron a EE.UU. huyendo de la violencia o buscando oportunidades económicas, se despertaron con temor.

“La victoria del presidente electo Donald Trump hace que sus futuros sean más inciertos que nunca, mientras esperan si se implementa, o como se implementara su firme discurso en inmigración”, anotó la ONG con sede en la capital de EE.UU.

Fuerte reacción anti Trump

Aparte de la hilera de ataques racistas, la victoria electoral de Trump ha dado paso a un fenómeno sin precedente en la historia de Estados Unidos: un mandatario electo es recibido con una ola de movilizaciones.

Las universidades y los jóvenes son los protagonistas del movimiento “Not my president” (‘No mi presidente’), un lema que nació como etiqueta en la red social Twitter desde que se conoció el sorprendente resultado electoral y que ha derivado en marchas en varias ciudades.