Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

Mundial, día 4: México y Suiza se ríen de la ‘final soñada’

COMPARTIR
valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9

Alejandro Ribadeneira, Comentarista, @guapodelabarra


​Brasil ante Alemania.
Prácticamente todas las quinielas, así como las casas de apostadores, consideraban que la final de Rusia 2018 sería entre brasileños y germanos. Pero hoy algunos han tenido ganas de borrar ese pronóstico y retirar las apuestas, sobre todo por culpa de México. Sin jugadores en equipos ‘top’ y con un cargamento de críticas en contra del entrenador Juan Carlos Osorio, algunas por los futbolistas que llevó y otras por, bueno, prejuicios por su nacionalidad colombiana y su estilo de trabajo. Pero Osorio, que pasó seis meses estudiando para este examen como si fuera la defensa de su doctorado (¡y lo ha sido!), planteó un esquema utilitario de presión alta, transición rápida y uso de la espalda del rival. El primer tiempo fue sublime y llegó el gol de Hirving Lozano, que ahora lo pasarán más que el video de ‘Despacito’, aunque Héctor Herrera fue el cerebro del juego, sobre todo de los contragolpes, generados desde sus pies.

El segundo tiempo fue un poco más en favor de la Alemania de Joachim Löw, quien ha tenido problemas estos meses con el equipo, que sorprendentemente aparece carente de contundencia. Sí, Alemania, como es su estilo, arrinconó a México y desarrolló ese volumen de juego tan teutón que suele abrumar, pero no llegó el empate. Primero, por la figura del ‘Memo’ Ochoa, arquero que lo tapó todo. Luego, porque México fue ordenado y mantuvo su vocación contragolpeadora que desesperó a los obreros alemanes, quienes se miraban entre sí para hallar alguna explicación. Y luego porque Alemania careció de ese 9 de otras veces. Al final Löw metió a Gomez y todos supimos que Alemania no anotaría jamás.

Otros detalles inolvidables serán el logro de ‘Rafa’ Márquez, el tercero que juega en cinco mundiales luego de su compatriota Antonio Carbajal y del alemán Lothar Matthäus. También fue emotivo el festejo del ‘Chicharito’, un delantero sin gol y destrozado por sus detractores que Osorio reconvirtió en ficha táctica y hoy estuvo tan eficiente que parecía más alemán que Kross. ¿Será que esta vez tenemos a México en semifinales?

Brasil, el otro favorito, la pasó mal ante Suiza y apenas empató 1-1. Aunque aquí fue al revés, pues los brasileños del DT Tité atacaron constantemente y fallaron sus opciones, con remates escandalosamente desviados por fuera de la portería de Sommer. Hubo muy poquito de la magia de Neymar y lo más rescatable fue el disparo de Coutinho para el gol, admirable. Pero la Suiza de Vladimir Petkovic, sabedora de sus limitaciones, potenció sus propias virtudes: marca a presión, patrullaje a Neymar con cero escrúpulos para derribarlo como si esto fuera rugby y permanente incomodidad a los rivales que tuvieran la pelota. Y algo de picardía (¿trampa?), como en el gol de Zuber, que empuja a Miranda para anotar de cabeza. Aunque Miranda estaba mal parado: todos saben que se marca detrás del jugador, no adelante.

Esto apenas empieza y, por supuesto, es temprano para descartar la final soñada, ese cliché, aunque ya hay cálculos de que, si Alemania no despierta y México termina de arrebatarle el primer lugar, chocaría con Brasil en octavos. Pasaría a serla final ‘adelanta’, otro cliché.

Los que han despertado muy pronto de su sueño son los ticos. Hace cuatro años, Costa Rica hizo historia al ganar el Grupo de la Muerte en que estaban tres excampeones mundiales y avanzar hasta cuartos de final. Hoy, apenas pudo generar peligro en la meta de la rocosa Serbia, que ganó 1-0 con un tiro libre. Con Brasil y Suiza en el camino, al parecer este Mundial se está terminando para los centroamericanos.

PD: Cuatro excampeones ya han fracaso en sus debut. ¿Llega a hora dela revolución de los pequeños? ¿O todo tomará su habitual rumbo más adelante?