Lo que otros callan por temor o timidez, aquí se lo dice sin anestesia. Es comentarista de fútbol de EL COMERCIO.
Alejandro Ribadeneira
Licenciado en Comunicación Social por la Universidad Central. Es periodista desde 1994. Colabora con el Grupo El Comercio desde el 2000 y se ha desempeñado en diversos puestos desde entonces. Actualmente ocupa el cargo de Editor Vida Privada.

¿Liga volvió, o solamente tuvo suerte?

COMPARTIR
valorar articulo
Descrición
Indignado 15
Triste 2
Indiferente 16
Sorprendido 5
Contento 110

El tri-un-fa-zo de Liga de Quito en Montevideo, lugar donde la 'U' nunca había ganado ni siquiera en sus años de grandes campañas internacionales, merece algunas reflexiones.

1.  No es verdad que el equipo jugó mejor, que ha revivido, que la mística se ha recuperado. Ante Defensor, un rival duro y que está en un mejor momento futbolístico que LDU, se vio exactamente lo mismo que se ha visto en este año. El mismo desorden. La misma descompensación de piezas y posiciones (no hay un cinco de gran rendimiento, el arquero luce inseguro, falta un central, no se aprovechan las bandas…). Los mismos errores que hasta causan penaltis en contra (que no lo viera el árbitro es otra cosa). Y también la misma entrega, es verdad, pues Liga ha sido eso todo el año, un equipo que, pese a todo, llega al arco rival y crea opciones, solo que las desaprovecha escandalosamente. Hasta eso también se vio en el Centenario.


2.  Quizás lo diferente fue el estupendo nivel que mostró Narvaéz y también que esta vez el equipo exhibió un acertado manejo del espacio cuando se encerró atrás, sobre todo en el primer tiempo, tras el gol tempranero de Cangá. No se había visto esa aplicación en la 'U', cuyos jugadores anticiparon con oficio y dejaron que el rival hiciera el gasto. Liga, que todo el año ha sido el equipo ofensivo, el que ha buscado y que le convertían el gol al final, invirtió con éxito el papel. Esto indica que ya existen algunas mecanizaciones de las jugadas y que la 'U', a pesar de lo gris de la temporada, adquirió algunas variantes que le permiten resolver apremios como el de ayer. ¿Hubo suerte? Claro que sí. La suerte también acompaña, pero para que te sonría debes hacer algunos méritos. La pregunta es si Liga los seguirá mostrando.


3.  El triunfo es un revitalizante moral. Puede servir para crear la ficción de que el equipo ha mejorado gracias a las sanciones económicas que sufrió el plantel y que incluso generaron una huelga, algo que más se miraba en Deportivo Quito. Lo importante es que este triunfo debe servir para relanzar el proyecto de Munúa, y para eso es necesario aceptar los errores cometidos y corregirlos para la segunda etapa del Campeonato. Por citar uno, ha sido fatal, casi ingenuo, que Daniel Viteri fuera el portero titular (algo legítimo) sin ponerlo a competir con un suplente de buen nivel. La competencia interna es la base de los equipos profesionales y eso hay que recuperarlo.


4.  De todos modos, es una mala noticia para los demás clubes que Liga esté de regreso. Es mala noticia para los de debajo de la tabla pero también para los de arriba, que descartaban a los albos de la competencia. La segunda etapa está entera y, quizás, Liga tenga algo que decir.