Tiempo de lectura: 6' 44'' No. de palabras: 1076

Es considerado uno de los cultivos frutícolas más rentables del Ecuador. Eso se determinó en un estudio realizado por la Universidad Católica de Cuenca en el zona nororiental de Azuay.

Según el profesor de esa universidad Segundo Maita, la inversión en comprar semillas, preparar el suelo, abonos, terreno y otros aspectos bordea los USD 8 000 y otros 2 000 para mantenimiento de una hectárea. Los ingresos pueden llegar a los USD 20 000 al año y siempre se cosecha.

En el país se cultivan varios ecotipos (no son consideradas variedades por los expertos), dice Maita, como el anaranjado puntón, anaranjado redondo, tomate nacional, amarillo nacional y partenocárpico.

El Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (Iniap) también considera como ecotipos al anaranjado gigante, morado neocelandés y morado gigante.

Tungurahua, Pichincha, Imbabura, Cotopaxi, Chimborazo, Azuay y Loja son las zonas del país donde más se acopló el tomate por su clima frío-templado.

Esta fruta (Solanum Betaceum Cau, nombre científico o tamarillo como también se le conoce) es originaria de Bolivia, Argentina, Perú, Ecuador y Colombia. Se desarrolla en temperaturas que oscilan entre los 14 y 20 grados y entre los 600 y 3 300 metros sobre el nivel del mar.

Se puede sembrar todo el año y es rico en potasio, fibra y tiene vitamina A, B, C y K. Se le atribuye propiedades como reducir el colesterol porque contiene bajas calorías y su contenido en fibras sirve para la evacuación intestinal. También es bueno para las afecciones de garganta y gripe.

Según el ex presidente de la Asociación Ecuatoriana de Fruticultores y catedrático de la Universidad Técnica de Ambato, Jorge Fabara, en el país se cultivan unas 9 000 hectáreas, principalmente en Tungurahua, Pichincha, Imbabura, Cotopaxi y Chimborazo, Azuay y Loja.

Según Fabara, el 10% de la producción de Tungurahua se envía a Colombia de manera informal. En Azuay, dice Maita, la producción bajó hace seis años por la enfermedad conocida como ojo de pollo (Colletotrichum gloeosporioides penz). Ahora hay pocos cultivos en los cantones Sevilla de Oro, Guachapala, El Pan y Paute.

Uno de los productores es Patricio Oñate, de Guachapala. Hace dos años recibió asistencia de la Universidad Católica para controlar esa enfermedad que carcome el árbol. Antes tenía 100 plantas y ahora más de 1 400. Cada 15 días cosecha 10 000 tomates y recibe unos USD 1 000.

Oñate aplica varias recomendaciones como que el suelo sea arenoso, arcilloso y no sea pesado. Cada tomate se vende entre 9 y 13 centavos, según el tamaño.

Partenocárpico

Su característica principal es que no tiene pepas. Es pequeño y mide tres centímetros. Tiene una coloración tomate.

Su sabor es agradable y es uno de los más dulces. Principalmente se cultiva en huertos grandes de la zona nororiental de Azuay.

Amarillo nacional

Se diferencia del tomate nacional solo por su tonalidad amarilla. También es pequeño y mide seis centímetros y pesa entre los 80 y los 90 gramos.

Por lo general, se cultiva en pequeños huertos familiares de las zonas urbanas y rurales.

Tomate nacional

Se le conoce con este nombre. Es pequeño y de coloración acentuada de tomate. Por lo general, su tamaño es de seis centímetros y su peso de 90 gramos.

También se cultiva en huertos familiares. Es apetecido por su color y no hay grandes producciones.

Redondo

Este tipo pesa 120 gramos y mide ocho centímetros. Se usa para elaborar de ají, jugo y postres como tomate en almíbar.

Se cultiva en la Sierra centro y norte. Está entre los más apetecidos porque es uno de los más dulces de las distintas variedades.

Anaranjado puntón

Es grande y mide nueve centímetros y pesa 120 gramos. Su sabor es agradable y tiene una coloración naranja.

Esa variedad se cosecha principalmente en Azuay, Tungurahua e Imbabura. Tiene pocas semillas y tiene gran demanda.

Los cuidados de la plantación

El árbol de tomate crece de dos a seis metros y su tallo es semileñoso. Las flores son pequeñas y miden de 1,3 a 1,5 centímetros de diámetro, tienen un color blanco-rosáceo.

Las semillas para sembrar se obtienen de los frutos escogidos. Luego se las seca durante cuatro días para luego desinfectarlas. Posteriormente se coloca en el semillero.

Esas semillas estarán listas en dos meses. Una planta pequeña con abono cuesta USD 0,25.

Los expertos recomiendan sembrar cada planta a una distancia de 1,5 metros de ancho por tres metros de largo. Y utilizar la técnica de bolillo (QUÉ ES) que ayuda a cuidar la planta.

Cada 15 días se debe fumigar la plantación. Y cada tres semanas se abonar con urea, potasio, sulfato de magnesio y materia orgánica descompuesta.

La técnica tutorage sirve para que la planta no se caiga. Con una soga se sostienen las ramas para no se caigan los frutos.

Los costos, otras variedades y las propiedades

El tomate de árbol anaranjado gigante pesa 118 gramos y mide 10 centímetros. El morado neocelandés es rojizo oscuro y el morado gigante se caracteriza por pesar 117 gramos.

Cualquiera de las variedades se vende entre los 10 y 20 centavos en los mercados de Cuenca. Se pueden consumir crudos, cocinados o en ensaladas.

Enfermedades como el ojo de pollo y los hongos atacan a la planta y la pudren y, en muchas ocasiones, las flores mueren.

El consumo de la fruta fortalece el cerebro y la memoria. Cura migrañas y cefaleas severas, controla la rinitis y beneficia el sistema circulatorio. Como bebida se prepara en jugos y sirve para reducción de peso.

El aceite de esta fruta (rica en vitamina F) es utilizado para tratar enfermedades de la piel, incluso para aminorar las líneas de expresión del rostro.

Las variedades roja y morada tienen menos demanda porque solo sirven para jugos.

Budín de tomate

Ingredientes

Ocho tomates de árbol

Dos tazas de leche

Un tarro de leche condensada

Un tarro de leche evaporada

Cuatro huevos

Una porción de azúcar

Preparación

Según el chef Julio Campoverde, del restaurante Grecia (Cuenca), hay que pelar los tomates y sancocharlos. Batir las claras de huevo y licuar con las tres variedades de leche y los tomates. En una budinera hay que disolver el azúcar. Luego se agregan los ingredientes batidos. Durante 10 minutos hay que hornear a 360 grados.

Califique
2
( votos)