Tiempo de lectura: 1' 40'' No. de palabras: 261

Los comerciantes que proveen cangrejo en los mercados de Guayaquil se preparan para la veda que comenzará el martes 15. Durante un mes quedan prohibidos la captura, movilización, comercialización y consumo de este crustáceo.

Armando Samaniego, propietario de la microempresa Derlys Mar, ubicada en Balao (Guayas), aumentó sus compras para dar atención a la alta demanda de carne de cangrejo cocinada a restaurantes y marisquerías de Guayaquil, en la misma provincia, y Puerto Bolívar (El Oro).

“Si normalmente cada semana vendo hasta 600 tarrinas, estos últimos días antes de la veda reparto 1 000”, destacó Samaniego. De esa forma los negocios de comida se proveen de la materia prima.

La restricción de captura de cangrejos rojo y azul surge porque en esta fecha atraviesan por un proceso de reproducción.

“La veda por reproducción es una medida que permite que las especies cumplan con su período de precortejo y cópula, actividades biológicas que se realizan exclusivamente en el exterior de las madrigueras”, explicó el director de Control de Recursos Pesqueros, Molke Mendoza.

El Viceministerio de Acuacultura y Pesca aclaró ayer que el mecanismo de veda se mantendrá en el mismo período como en los últimos años, para las especies Ucides occidentales (rojo) y el Cardisoma crassum (azul).

Durante la paralización de esta actividad, los cangrejeros se dedican a sembrar mangle o a comercializar sus lechuguinos a los camaroneros, quienes les pagan para cumplir con sus respectivos planes de reforestación.

El 16 de febrero se volverá a consumir este crustáceo.

Califique
2
( votos)