Según los médicos, cada persona tiene un hábito intestinal distinto. Foto: Deviantart.net.

Según los médicos, cada persona tiene un hábito intestinal distinto. Foto: Deviantart.net.

#orgánica

¿Cuántas veces al día debes ir al baño?

Paola Gavilanes V.
Redactora (I)

Varias son las personas que aseguran que un ser humano debe defecar tres veces al día para estar y sentirse sano. Pero de acuerdo con el médico Fabián Polo, cada persona tiene un hábito intestinal y solo cuando ese se altera se puede hablar de un estreñimiento, que es dificultad para eliminar de manera regular los residuos intestinales. Una persona, entonces, puede hacer su deposición una vez al día, una vez cada dos días... y estar completamente sana.

¿Cómo detectar al estreñimiento? Además de la dificultad para expulsar las heces, una persona también puede saber que está estreñida cuando se queda con la sensación de no haber evacuado por completo.

El estreñimiento, según el médico José Emilio Reinhart, se produce principalmente por una alimentación desbalanceada y ausente de fibra, falta de ejercicio, bajo consumo de agua y por estrés. Por su parte, Polo asegura que el estreñimiento ataca más a la mujer que al hombre "porque el metabolismo es más lento en las damas".

Un estudio publicado por la Revista de Gastroenterología de México corrobora la perspectiva del galeno ecuatoriano: "aunque el estreñimiento está presente en ambos géneros y en todos los grupos de edad, afecta con mayor frecuencia a mujeres jóvenes con una relación mujeres-hombres de 3 a 1".

¿Qué hacer para evitarlo?

La respuesta es sencilla. Dedique 30 minutos al día a la práctica de cualquier actividad física; come entre cuatro y cinco porciones de frutas; añade a tus dietas abundantes vegetales; consume entre seis y ocho vasos de agua al día. "El agua es fundamental para mejorar el tránsito intestinal. De nada sirve comer alimentos con mucha fibra si la ingesta de agua es mínima o nula", asegura Elsa Leal, nutricionista.

Otra recomendación de Polo consiste en hacerle caso al organismo, es decir, “no posponga para luego la defecación”. Con el tiempo el ser humano puede perder la sensibilidad a aquel llamado y agravar la enfermedad.

Si no se cuidan estos puntos, se ocasionaría que las heces se endurezcan y sea necesaria la intervención de un médico especialista, quien manualmente intentará desintegrarlas y retirarlas del cuerpo.

En el país no existe una cifra de las personas que padecen ese problema, sin embargo, son varias personas las que visitan a Polo en busca de ayuda. Según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud, el 90% de la población a nivel mundial es afectada por esa enfermedad.

En estos casos es importante la ayuda ya que con el paso de los días se puede producir, además de estrés, irritabilidad, cansancio, sensación de llenura, gases, mal aliento, dolor de cabeza o falta de concentración.