Utilizar la computadora en la cama hasta altas horas de la noche confunde los procesos del sueño en el cerebro, además de convertir el espacio de descanso en una área de estrés. Foto Referencial: Pexels

Utilizar la computadora en la cama hasta altas horas de la noche confunde los procesos del sueño en el cerebro, además de convertir el espacio de descanso en una área de estrés. Foto Referencial: Pexels

#orgánica

Estas costumbres pueden arruinar tus sueños

Santiago Sarango
Redactor (I)

De seguro crees que todo lo que haces en tu cama es sagrado. Bueno, quizás no todo lo sea. Tranquilo. No estamos dudando de tu capacidad en las artes amatorias, sino en la posibilidad que dentro de todas las actividades que realizas en tu lugar de descanso se encuentren varias respuestas a los problemas del día a día.

La psicóloga clínica Adriana Oviedo, profesional de Shanti Centro Terapéutico, comenta que existen ciertas acciones muy comunes que las personas realizan en su cama y se naturalizan dando como resultado el origen de varios malestares o trastornos del sueño que impiden la recuperación de energías logradas en las horas del descanso.

Pues bien, uno de las primeras acciones que no se deberían hacer en la cama, según el portal Hoy Verde, es permanecer recostado. Bueno, parecería un sinsentido. La cama se hizo para dormir, no para tratar de dormir sin lograrlo. Si tienes problemas para conciliar el sueño lo mejor sería que te levantes y escribas la carta de amor que tanto deseas, por ejemplo, o abrir ese libro de poemas para encontrar la inspiración.

Si permaneces en la cama recostado asociarás a tu falta de sueño una sensación de frustración y la imposibilidad de descanso. Hacer actividades relajantes como leer, escuchar música, entre otras, ayudará a apartar de tu mente el insomnio y así encontrar el sueño fácilmente.

Otra actividad que en verdad deberías considerar descartar es esa manía de ver memes sobre tus compañeros de clases hasta la madrugada. Lo sabemos, es muy gracioso hacerlo, pero a tu cerebro no le hace mucha gracia confundir los procesos del sueño. Recuerda que la luz que producen los celulares impide que se produzca la hormona de melatonina, responsable de situar a los seres humanos en la hora del sueño. Lo que significa que tu cerebro se mantenga activo cuando ya debería estar descansando.

Para Oviedo, además del celular, la exposición a luces brillantes como la televisión también son elementos en contra a la hora de abrazar los brazos de Morfeo. Es probable que al, dios del sueño en la mitología griega, no le agrade para nada las maratónicas jornadas de novelas de amor que te hacen llorar toda la noche. El dios griego ya sabe que salir de 'la zona del amigo'  te tomará más tiempo y ver tantas novelas no parecería ser la mejor solución.

En todo caso, la profesional recomienda llegar a cama y apagar todas las luces. Para conciliar el sueño se necesita de un ambiente nocturno agradable y acogedor. Escuchar las lágrimas del galán de turno en la televisión no entraría como un elemento adecuado para lograrlo, así que mejor nada de melodramas televisivos.

Mirar la hora constantemente es otra actividad que tampoco deberías incluir en tus hábitos nocturnos a la hora de dormir. No es una buena idea echar un vistazo el reloj, una y otra vez, esperando que amanezca rápido para correr al aula a dibujar un corazón en la pizarra para la chica que te gusta. Solo ten paciencia y no te desveles por la ansiedad. Pero si lo haces lo más seguro es que unas grandes ojeras te acompañen para la ocasión.

Para la psicóloga, es mejor que el reloj biológico del cuerpo humano actúe. La ansiedad de vivir un momento especial en un día que tanto se espera no debe interrumpir nuestro descanso. Ni se diga si no se puede dormir y se mira el reloj una y otra vez. De nuevo la frustración de conciliar el sueño puede conducirte al insomnio.

Para Oviedo, dejar de hacer las actividades mencionadas es un paso importante para vivir a plenitud una higiene del sueño, que no es otra cosa que respetar el lugar donde descansas y así recuperar energías tras jornadas de trabajo o estudio arduas.

Por ello, dejar de comer tanto en la noche o hacer ejercicios físicos antes de ir a la cama también deben descartarse. Situación similar con beber café en exceso o licor, pues éste último impide llegar a las fases profundas del sueño. Lo grave de no mantener una higiene del sueño, según la profesional, es que la persona puede acostumbrarse a no descansar. Y eso, en otras palabras, te hará un candidato ideal para un casting de zombis.