El Trastorno Obsesivo Compulsivo es una enfermedad que afecta al cerebro y que puede tener su origen en los genes

El Trastorno Obsesivo Compulsivo es una enfermedad que afecta al cerebro y que puede tener su origen en los genes. Foto: Captura de pantalla

#dedóndesalió

Trastorno obsesivo compulsivo; el origen podría ser genético

Infobae de América. (I)

El trastorno obsesivo-compulsivo es una dolencia psiquiátrica caracterizada por pensamientos recurrentes y persistentes, que provocan miedo, inquietud, aprensión o preocupación, y conductas repetitivas denominadas compulsiones, para mitigar dicha ansiedad.

Las personas que lo padecen tienden a repetir comportamientos compulsivos porque su cerebro les "dice" que algo no se resolvió adecuadamente y experimentan la urgencia de resolver un problema, como volver a lavarse las manos, o chequear varias veces si la puerta quedó efectivamente cerrada.

Lo que ahora científicos del Broad Institute of MIT and Harvard y otras instituciones descubrieron es evidencia de cuatro genes que pueden vincularse con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Según publicó la revista Nature Communications, el estudio consistió en obtener primero muestras genéticas de 592 personas diagnosticadas con TOC y 560 personas sanas, como grupo de control. También se incluyeron muestras genéticas de perros que sufren la forma canina de este trastorno.

No existe ninguna cura para la enfermedad, aunque estudios recientes demostraron que, en algunos casos, el uso de medicamentos que aumentan los niveles de serotonina puede ayudar. Investigaciones previas también demostraron que es probable que el TOC sea una afección hereditaria y en este aspecto se centraron los científicos del actual estudio, que encontraron los genes que probablemente causen el trastorno.

Los investigadores se centraron en 600 genes específicos posiblemente relacionados con el TOC y, en algunos casos, con el autismo, pues muchas personas con el trastorno del espectro autista tienen comportamientos repetitivos. Tras un análisis minucioso, los científicos aislaron cuatro genes que eran diferentes en aquellas personas con TOC.

Los investigadores sugirieron que los 4 genes mutados podrían causar niveles más altos o más bajos de los niveles normales de serotonina, lo que a su vez podría provocar la interrupción de la información según la interpreta el cerebro, causando una anomalía en este circuito cerebral.

El gen HTR2A es uno de los identificados y es el que codifica un receptor de serotonina, un neurotransmisor vinculado al desarrollo de ciertos trastornos como la ansiedad, el estrés, ciertas fobias y la depresión.