El terremoto del pasado 16 de abril fue una de las tragedias más difíciles que vivió el país, pero también sacó lo mejor de los ecuatorianos

El terremoto del pasado 16 de abril fue una de las tragedias más difíciles que vivió el país, pero también sacó lo mejor de los ecuatorianos. Foto: Captura de pantalla

orgánica

Historias de ecuatorianos que te harán ver la vida con otros ojos

Redacción Afull (I)

Como dice la canción: “quién dice que todo está perdido, yo vengo a ofrecer el corazón” y así ocurrió. Tras el terremoto de 7.8 en la escala de Richter, que golpeó a Ecuador el pasado 16 de abril de 2016, miles de manos se sumaron a colaborar con los damnificados.

Y no solo manos. Cientos de patas también a la ayuda. Pues bien, pese al lamentable suceso, el compromiso por socorrer a los damnificados dejó historias de trabajo y empatía, relatos que muestran que las grandes dificultades también son una oportunidad para resaltar los valores humanos y la unidad.

Vicenta Zambrano, lo perdió todo pero aún se preocupa de sus vecinos

En este espacio Vicenta Zambrano prepara comida para los habitantes de Pedernales

En este espacio Vicenta Zambrano prepara comida para los habitantes de Pedernales. Foto: Julio Estrella

En una construcción de madera que era la caseta de salvavidas y que aún se mantiene en pie en Pedernales, Vicenta Zambrano prepara diferentes platos para las personas del lugar y no cobra ni un centavo por hacerlo. Al ingresar al pequeño espacio junto al mar, que Vicenta adaptó con dos cocinetas y mesas de madera, se percibe el olor a verde recién cocinado.

Recuerda el día en que vivió el terremoto, desde ese mismo momento – el pasado 16 de abril del 2016 a las 18:58 – comenzó a cocinar. “Llegué con mi cocinita vieja, mis tres ollitas que alcancé a recuperar y empecé a cocinar un arrocito”. El menú de Vicenta siempre incluye arroz, a veces con atún, otras con pescado, huevo o ají, pero nunca falta un plato de comida para quienes lo necesitan y están en el malecón de Pedernales. A su espacio llegan hasta 100 personas al día.

¿Qué la motiva? Sencillo, dar una mano a quienes lo perdieron todo, como ella. Aunque usted no lo crea, esta muestra de solidaridad la hace una mujer damnificada, que encontró en la cocina una forma de dar una mano. Zambrano también perdió su casa que estaba justo en el malecón de Pedernales y los dos pisos de la construcción se fueron al suelo con el sismo del pasado 16 de abril.

En el espacio adaptado por Zambrano van policías, rescatistas y los vecinos del lugar. La señora Vicenta se apura al mediodía para tener listos todos los platos que tendrá que servir en la tarde. ¿Cuáles son sus peticiones? No son muchas, solo necesita gas para poder seguir con su noble labor y un poco de agua. Lo demás lo resuelve con las donaciones que le llegaron de Quito y Guayaquil. “Yo no me gano nada, solo me gano la voluntad”.

Vicenta Zambrano perdió su casa, a pesar de eso, cocina para sus vecinos en Pedernales

Vicenta Zambrano perdió su casa, a pesar de eso, cocina para sus vecinos en Pedernales. Foto: David Landeta/Afull

Perros Policías

Si las mascotas son capaces de sacar una sonrisa en cualquier día, de seguro lo harán ante una catástrofe. Así ocurrió con los perros del Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC), cuando tuvieron que acudir a las zonas afectadas de la costa ecuatoriana para compartir con los niños de Manabí.

En Chamanga, una de las localidades más afectadas de Esmeraldas, el reconocido títere Paquito Policía abrió uno de los shows que la Policía Nacional preparó para los más pequeños del lugar.

Pero no todo fue teatro. Los perros también jugaron un papel importante a la hora de divertir a los niños, como ocurrió en Pedernales, donde los canes tuvieron la oportunidad de demostrar sus habilidades a los más pequeños.

De esa forma, la Policía Nacional buscaba “llevar alegría pese a la adversidad”. La mayoría de actividades que el CRAC realizó para los damnificados se pueden observar en sus redes sociales.

placeholder

Pulseras #EcuadorUnido

Las iniciativas para ayudar a generar recursos para enfrentar las necesidades de los damnificados por el terremoto son varias. La organización Kahre.org emprendió la venta de pulseras con la marca #EcuadorUnido para seguir financiando las actividades que se necesitan en las zonas afectadas. Una de las grandes misiones es ayudar en la construcción de viviendas de las familias afectadas por el sismo, así también el rescate animal de los perros y demás mascotas que han quedado abandonadas.

Son varios los voluntarios que participan en la venta, pero estas dos pequeñas, con su calurosa sonrisa, invitan a comprar las pulseras sin pensarlo dos veces. La fotografía fue publicada en la cuenta de Twitter de Karla Morales, miembro de la ONG, el 23 de abril de 2016.

UREM, Comisión de Tránsito del Ecuador

¿Te imaginas 40 horas atrapado entre los escombros? Bueno, Pablo Rafael Córdova lo experimentó en el terremoto ocurrido en Ecuador. Córdova logró salir de los restos de los nueve pisos del hotel El Gato (Manabí) donde laboraba como administrador.

Su historia es un ejemplo de resistencia y valentía. Por ello, la Unidad de Rescate y Emergencias Médicas (UREM), de la comisión de Tránsito del Ecuador, que colaboraron con las actividades de rescate en las poblaciones devastadas, visitaron a Córdova días después de permanecer en una casa de salud.

Dayko

Dayko, uno de los canes que asistía al Cuerpo de Bomberos de Ibarra en las labores de rescate falleció hoy 22 de abril de 2016. Foto: Facebook/ Cuerpo de Bomberos de Ibarra.

Dayko, uno de los canes que asistía al Cuerpo de Bomberos de Ibarra en las labores de rescate falleció hoy 22 de abril de 2016. Foto: Facebook/ Cuerpo de Bomberos de Ibarra.

Bueno, cuando decíamos que muchas patitas peludas se unieron a la ayuda de provincias como Manabí y Esmeraldas era muy en serio. Una historia que transcendió a nivel mundial fue la del perro Dayko. El can falleció realizando labores de búsqueda en la zona de Pedernales el 22 de abril de 2016. El Cuerpo de Bomberos de Ibarra, institución a la que pertenecía el animal, informó del hecho en sus redes sociales.

Dayko, perro de raza labrador, entregó todo su aliento y trabajo en el rescate de varios cuerpos que se encontraban entre los escombros. Su muerte motivó la reacción en redes sociales destacando su valiosa entrega y labor en la identificación de víctimas por el terremoto.