Dos especialistas analizan los trastornos sicológicos que están detrás de los villanos del cine. Fotos: Captura.

Dos especialistas analizan los trastornos sicológicos que están detrás de los villanos del cine. Fotos: Captura.

#DEDÓNDESALIÓ

La sicología detrás de los malos del cine

Valentín Díaz
Redactor (I)

Hacen estallar hospitales, cocinan a sus víctimas con salteado de verduras, violan y matan a personas. Intentan asesinar a sus propias familias o son dueños de un imperio de narcotráfico donde se asesina a sangre fría a quien intente hacerse con el trono.

Estos son los más malos dentro el mundo de los villanos en el cine ¿Qué diferencia a estos viles personajes de otros antagonistas comunes y corrientes de las películas? Sus perfiles están muy bien construidos; son individuos complejos, sensibles y desequilibrados a más no poder. Son un retrato de algunas de las facetas más oscuras de la condición humana.

Dentro de la construcción de estos personajes existe un fuerte componente psicológico. Aquí te presentamos algunos de los posibles trastornos psiquiátricos de los personajes más perversos del cine.

El Guasón (‘Batman: El Caballero de la Noche’)

Lo interesante de este personaje de la segunda entrega de esta trilogía es que no hace maldades por dinero, ni por fama, ni por poder. Los actos terroristas del Guasón son un intento de desestabilización del orden, el sistema y el status quo.

“El Guasón es un misántropo” (una persona que odia a la humanidad), asegura Óscar Almeida, psicólogo clínico y un gran aficionado del cine. “Su objetivo no es otro que convulsionar al orden público”, agrega.

A pesar de que en ‘El Caballero de la Noche’ no se menciona nada sobre el contexto de la vida del villano (a excepción de un par de historias contradictorias que el mismo personaje cuenta en el filme), este muestra “rasgos psicopáticos”, según Almeida.

La psicopatía, según el psiquiatra Julián Garzón, “no es identificable a primera vista”. Sin embargo, agrega que es un conjunto de características que se resumen en la falta de empatía y remordimientos.

Diagnóstico del personaje: Rasgos psicopáticos

Dr. Hannibal Lecter (‘El Silencio de los Inocentes’)

Hannibal Lecter es, irónicamente, un reconocido psiquiatra. Es un amante de la música clásica, lector empedernido, talentoso dibujante y muy querido por su comunidad. Además, este doctor tiene una curiosa y extravagante pasión por la alta gastronomía. Sus platos principales siempre están acompañados de finos cortes de carne humana.

“Hannibal es un asesino en serie que usa un modus operandi muy sofisticado”, asegura Almeida. Lo curioso es que este caníbal no mata a cualquier persona que se cruce en su camino (como prueba de esto está la buena relación que mantiene con Clarice Starling o Will Graham, ambos agentes del FBI).

Hannibal, más bien, asesina a personas que, según su criterio, merecen morir por su comportamiento “grosero”. Por ejemplo, un vendedor de mercado que lanza un piropo vulgar a una amiga de confianza de Hannibal o un flautista de la filarmónica de Florencia que toca muy mal.

El multifacético personaje también presenta rasgos psicopáticos, según Almeida. Sin embargo, de Hannibal sí hay un contexto disponible. En la última película de la saga, una precuela llamada ‘El origen del mal’, aparece un Hannibal Lecter de niño que vive una situación extremadamente traumática durante la Segunda Guerra Mundial y que involucra a su queridísima hermana menor, Mischa. Posteriormente, la misma película se desenvuelve en la juventud del personaje y su búsqueda de venganza.

Diagnóstico del personaje: Rasgos psicopáticos y traumas psicológicos severos.

Alex DeLarge (‘La Naranja Mecánica’)

A Stanley Kubrick le gustaba jugar con la psicología de sus personajes, aceptando el principio de que los seres humanos no son buenos ni malos por naturaleza. En ‘La Naranja Mecánica’, Alex DeLarge es un joven incomprendido y con poco afecto que, junto a su grupo de amigos, decide salir a hacer ‘travesuras’ con una violencia incontrolable.

A simple vista, Alex y su pandilla parecen chicos problemáticos que buscan divertirse haciendo vandalismo. Pero, a medida que los minutos avanzan, te darás cuenta que son personas extremadamente violentas. Alex tiene también rasgos psicopáticos debido a la falta de sensibilidad frente a sus espantosos actos.

Sin embargo, agrega Almeida, “al actuar entre varios, hay otro factor que interviene”. Se refiere a la sicología de masas, que es el estudio del comportamiento del ser humano cuando se actúa en colectivo.

El sicoanalista Erik Erikson desarrolló en 1966 la teoría de las pseudoespecies. A grandes rasgos, esta teoría trata el comportamiento de grupos humanos con un gran sentido de pertenencia que rechazan con hostilidad y a veces violencia a otros. Dentro de esta categoría entran nacionalismos, extremismo religioso e incluso pandillas callejeras, que es el caso de DeLarge y sus secuaces.

Diagnóstico del personaje: Rasgos psicopáticos y sentido de pertenencia hacia una pseudoespecie.

Jack Torrance (‘El Resplandor’)

Este es otro de los personajes emblemáticos de Kubrick. Jack Torrance, interpretado por Jack Nicholson, es un padre de familia común y corriente que anda en busca de una oportunidad de trabajo. Acepta la propuesta de un hotel alejado en las montañas que debe cuidar durante el invierno, debido a que la nieve cubre las vías de acceso y el hotel debe cerrar en esa época del año.

Jack lleva a su esposa y su pequeño hijo a pasar el invierno en este hotel. Al principio, todo va bien, pero con el pasar de los días se vuelve mucho más irritable e histérico. Conforme avanza el invierno, el personaje comienza a tener delirios y alucinaciones. Además, ocurren ciertos eventos inexplicables que no se sabe si son sucesos sobrenaturales o sicológicos.

Torrance finalmente pierde la cordura por completo. Queda convencido de que, por alguna extraña razón, debe asesinar a su esposa e hijo y la película transcurre en el intento de ella por escapar del lugar junto al pequeño.

“Los delirios de este villano denotan una severa esquizofrenia, probablemente llegando al extremo de la personalidad múltiple. El padre bondadoso es dejado atrás para abrir paso a un monstruo”, afirma Almeida.

Diagnóstico del personaje: Esquizofrenia y personalidades múltiples.

Tony Montana (‘Cara Cortada’)

Tony Montana es un inmigrante cubano que llega a Miami. A diferencia de los personajes anteriores, Montana asesina a quienes se interponen en su intento de sobrevivir y abrirse paso en el mundo criminal, para ganar poder y dinero.

El mafioso logra construir desde cero un imperio de narcotráfico a punta de una serie de homicidios. Mientras más avanza en su carrera criminal, más desequilibrado se vuelve el personaje.

“Tony Montana sí tiene remordimientos sobre sus acciones, pero está tan ensimismado en el dinero que destruye su propia integridad mental”, afirma Almeida. Agrega que este líder criminal padece de un cuadro de depresión severa.

Su grave problema con el uso de drogas, principalmente cocaína, y los peligros que vive a diario hacen que su depresión aumente a medida que el filme avanza en el tiempo.

Diagnóstico del personaje: Depresión clínica y una grave dependencia de las drogas.