Sorpresa, miedo y asco son algunas de la expresiones faciales básicas que todo ser humano es capaz de experimentar a lo largo de su vida. Foto Referencial: Pexels

Sorpresa, miedo y asco son algunas de la expresiones faciales básicas que todo ser humano es capaz de experimentar a lo largo de su vida. Foto Referencial: Pexels

#laprobadita

Deja de fingir, tu cara lo dice todo

¿Y esa cara? Esa es la típica pregunta después de una larga jornada de estudios o una farra extrema 'hasta que el cuerpo aguante'. Por más que se quisiera disimular las extravagancias de una noche de juerga o de interminables ejercicios matemáticos nuestro rostro siempre dirá la verdad, es su trabajo.

¿No lo crees? Pues bien, las expresiones faciales son las responsables de delatar el estado anímico que nos habita. Según una investigación de la Universidad de Ohio, Estados Unidos, los seres humanos somos capaces de expresar hasta 21 emociones diferentes con el rostro.

Para la psicóloga clínica Gylda Moreno, esas expresiones faciales pueden ser naturales o aprendidas socialmente. Es decir, que esa sonrisa que te caracterizó como el más risueño de la familia desde bebé es algo muy innato, no así esa fascinación por hacerte el gracioso frente la chica que te gusta, eso es algo muy de galán de telenovela, pero bueno, algún momento te funcionará.

De las 21 expresiones del rostro, seis son muy conocidas por todos y todas, o por lo menos deberían serlo, caso contrario estaríamos frente un posible trastorno que también delataría algún problema psicológico de consideración, según la profesional.

Por ejemplo, supongamos que tu novio, a quien dijiste que no podías ver porque estabas enferma, pero en realidad tienes una gran flojera, te dice que está afuera de tu casa. ¡Sorpresa! Si. Efectivamente sería una sorpresa y tu rostro lo dirá con una expresión muy conocida por todos: cejas alzadas, mirada al cielo y la mano a la boca.

También puede ocurrir que el profesor que iba a tomarles el parcial final de literatura tuvo que faltar repentinamente y bueno, todos sabemos lo que eso significa: feliz como una lombriz.

Otra de las típicas reacciones de nuestro rostro es aquella que va de un lado a otro en los estadios y va precedida de la siguiente frase: “pero estaba solito frente al arco y se comió el gol, qué iras”. Sí. Sabemos que eres uno de aquellos y tu cara roja lo evidencia.

El hecho de que el rostro humano desate una reacción en determinado lugar es importante para la salud mental, según Moreno. Sorpresa, miedo, asco, tristeza son expresiones que todos los seres humanos deberíamos experimentar en algún momento de día y, con mayor razón, de la vida.

De allí que tener problemas para sonreír cuando alguien nos da un abrazo o mantener un gesto de seriedad en un momento que lo ameritason aspectos que las expresiones denotan un equilibrio emocional en cada persona. Para la profesional, sonreír después de recibir un abrazo es una expresión facial natural, mientras que mantener un rostro de seriedad en un velorio es, en cambio, una manifestación aprendida socialmente. Sin embargo, no lograr ambas acciones pueden ser muestras de algún trastorno.

De hecho, la investigación de la Universidad de Ohio resalta la importancia del estudio de las expresiones faciales por la posibilidad de comprender mejor trastornos como la depresión, la ansiedad, el autismo y hasta el síndrome de estrés postraumático. Así que mejor a dormir bien después de una larga jornada farrera. No te gustará para nada que tu semblante diga a tus amigos que te has convertido en la nueva señora de los gatos del curso.