El satélite NEE-01 Pegaso fue el primer lanzamiento espacial ecuatoriano y se ubicó en la órbita terrestre en abril de 2013. Foto: Archivo EL COMERCIO.

El satélite NEE-01 Pegaso fue el primer lanzamiento espacial ecuatoriano y se ubicó en la órbita terrestre en abril de 2013. Foto: Archivo EL COMERCIO.

#Quépasócon

¿Qué pasó con el satélite Pegaso?

Valentín Díaz
Redactor (I)

En abril de 2013, el satélite Pegaso, desarrollado por ingenieros de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana (EXA), fue lanzado en China, dejando así su marca como el primer satélite en órbita manufactorado en el país. Pero poco después se convirtió en objeto de burlas por parte de usuarios en redes sociales, cuando en mayo de 2013 la agencia notificó que la señal de Pegaso se había perdido.

¿Sabes qué pasó con el Pegaso después de eso? Afull te da una pista adelantada: hoy en día está en pleno funcionamiento. ¿Cómo lo lograron? En este artículo te contamos la hazaña, según el relato del Comandante Ronnie Nader Bello, fundador de EXA y quien se consagró como el primer astronauta ecuatoriano en el año 2007. Más allá de las polémicas en torno a la pérdida de señal del satélite, el propósito de este artículo es hablar de ciencia, no de política.

Ronnie Nader Bello es miembro fundador de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana y el primer ecuatoriano en llegar a ser astronauta. Foto: Cortesía EXA
Ronnie Nader Bello es miembro fundador de la Agencia Espacial Civil Ecuatoriana y el primer ecuatoriano en llegar a ser astronauta. Foto: Cortesía EXA


El proyecto del satélite, asegura Nader, tenía tres objetivos. Primero,  demostrar la tecnología que la agencia manufacturaba. Esto, para probar en funcionamiento las piezas que los ingenieros habían desarrollado. “Una pieza no vale nada si no ha sido probada”, dice el comandante. En segundo lugar estaba el objetivo educativo. Pegaso enviaba una señal que chicos en colegios ecuatorianos usaban para decodificar. Finalmente, otro objetivo era el cultural; En palabras de Nader: “Romper esa barrera de decir que no podemos”.

Video: YouTube, cuenta: EXA RR.PP.


En el año 2010, como una iniciativa independiente, la agencia comenzó la manufactura de las piezas para el satélite. En este punto, comenta Nader, “no recibimos ningún apoyo del Estado”. En el año 2013, se llevó a cabo la presentación de Pegaso, que ya se encontraba terminado. El siguiente paso era el lanzamiento, que debía hacerse en alguna plataforma en el extranjero. Pero esto era mucho más caro que la fabricación de Pegaso, así que los científicos plantearon que ese costo debía asumirlo el Estado ecuatoriano. En el año 2013, el presupuesto para el lanzamiento fue finalmente aprobado por el presidente Rafael Correa.

El 26 de abril del 2013, Pegaso fue lanzado desde el centro espacial de Jiuquan, en China. Una cadena nacional de alrededor de tres horas transmitió lo que sería la primera misión espacial realizada con un equipo ecuatoriano. El lanzamiento transcurrió con éxito y el satélite ingresó en órbita con la Tierra.

Todo funcionaba correctamente: El satélite enviaba imágenes y videos desde su posición y lo hizo con normalidad hasta un mes después. En mayo de 2013, la EXA recibió una notificación por parte del Comando Espacial de EE.UU. en la cual se detallaba que había un objeto en curso de colisión con el satélite. Este objeto correspondía a un cohete ruso fuera de funcionamiento.

El 23 de mayo del mismo año, la señal del satélite fue perdida puesto que, al parecer, la colisión con el objeto espacial ocurrió. “Sabíamos que el satélite estaba vivo, pues podíamos cernir la señal, pero no decodificarla”, asegura Nader.

Para resolver esta situación, los ingenieros debieron instalar una repetidora. De esta manera, debían inventar un dispositivo nuevo y agregarlo al satélite Krysaor para intentar recuperar la señal de Pegaso. De esta parte del proyecto tenían únicamente conocimiento tres personas: dos trabajadores de la agencia y el presidente Correa.

Una vez que el mecanismo fue creado, la recuperación tardó cinco días, pese a que se había puesto un máximo de 45 para llevar a cabo el trabajo. El 25 de enero de 2014, durante un enlace sabatino, se realizó una transmisión en vivo del intento de recuperación del satélite. La operación fue un éxito y “la voz de Pegaso se volvió a escuchar”, en palabras de Nader.

Hoy en día, la organización no gubernamental EXA maneja una flota de seis drones de gran alcance y dos satélites operacionales (Pegaso y Krysaor). Según comenta Nader, desde diciembre de 2015, la agencia firmó un contrato con un consorcio californiano para desarrollar piezas para 12 satélites que serán construidos en los siguientes 12 años.

La tecnología requerida por el consorcio incluye piezas que fueron creadas inicialmente para Pegaso, como paneles solares desplegables para generar una mayor cantidad de energía, músculos artificiales para la movilidad de la estructura, baterías, estructuras de titanio, escudos (los mismos que protegieron a Pegaso cuando colisionó con el cohete ruso) y los sistemas de direccionamiento del satélite. De igual manera, se está viendo la posibilidad de exportar piezas hacia la Unión Europea.

Video: YouTube, cuenta: EXAPR1.


Al hablar sobre el futuro de la carrera aeroespacial en el país, Nader se pregunta “¿Qué ingeniería aeroespacial?”. Según el cosmonauta, no existe un campo espacial en Ecuador, puesto que en las universidades ecuatorianas esta rama no se enseña y la investigación es casi inexistente. De hecho, esta institución es la única agencia espacial del país.

Según Nader, la ingenería aeroespacial en América Latina u otros países en vías de desarrollo, debiera ser financiada en conjunto por el Estado y la empresa privada. Hasta que eso comience a suceder, asegura, en EXA “seguiremos trabajando para que las futuras generaciones puedan soñar con ser astronautas”.