La saliva interviene para suavizar los sabores. Foto: Pixabay.

La saliva interviene para suavizar los sabores. Foto: Pixabay.

#Orgánica

Conoce por qué el limón con sal te hace 'agüita la boca'

Gabriela Vivanco
Redactora (I)

Imagina por un momento unas jugosas rodajas de limón, unas finas tiritas de mango verde o una generosa porción de grosellas acompañadas de una cucharadita de sal. ¿Listo? Seguramente se te hizo 'agüita la boca', literalmente. Bueno, mientras te explicamos el porqué de esta reacción, ten cuidado con mojar el teclado.

Foto: Memegenerator.

Es normal que se produzca un poco más de saliva que lo habitual por unas reacciones que pasan en el cerebro de las que hablaremos en un momento. Conozcamos más de este fluido antes.

Cada día producimos alrededor de un litro de babas, salivita, la sal de los besos, o como te guste nombrarla. Casi toda esta cantidad es agua, pero un 1% posee moléculas que participan en el procesamiento de alimentos. Así lo explica la Doctora Yolanda Godoy.

Como diría Newton, aquí todo se trata de acción y reacción. La saliva se produce en respuesta a estímulos que entran por los sentidos. Estos estímulos llegan a unos nervios ubicados en la cabeza –allí es donde pasa la magia-. Específicamente en el bulbo raquídeo, en la parte baja del tronco cerebral, explica la médica.

Si bien pasa cuando los alimentos tocan la boca, basta un olor o ver los manjares en los carritos que suelen pasearse en las afueras de los colegios, o incluso un simple pensamiento –como lo comprobamos en las primeras líneas- para que las glándulas produzcan este fluido.

Pero, ¿para qué mismo sirve la baba? Básicamente participa en la degustación de los alimentos, en la masticación, la descomposición de la comida  y la protección de la cavidad bucal, señala la doctora. Por eso, aunque puede ser desagradable recordártelo, cuando vamos a vomitar salivamos un poco más de lo normal, estamos protegiendo nuestra boca.

Ahora, también interviene para suavizar los sabores.  Sí, la acidez del limón o del mango verde es alta y por eso las glándulas producen más saliva para atenuar este sabor. El ácido cítrico, presente en este tipo de alimentos, aumenta la producción de saliva.  Por esta razón, además, se suele incluir una que otra mueca al  momento de comer estos cítricos.

Video: YouTube/FailRhino