Varios de los tenistas más importantes del circuito han lucido ese particular color en sus prendas que llamaron la atención de los fanático.

Varios de los tenistas más importantes del circuito han lucido ese particular color en sus prendas que llamaron la atención de los fanático. Foto: EFE y AFP

#paraquecaches

Por qué el rosa es el color que domina el Abierto de Australia

El Abierto de Australia comenzó esta semana y los principales tenistas del mundo pusieron en marcha la temporada 2018 y la primera curiosidad del año está relacionada no al juego, sino a la vestimenta.

Varios de los jugadores más importantes del circuito lucirán a lo largo del Grand Slam prendas de color rosa. Ya sean zapatillas, pantalones, remeras u otros accesorios, estarán a tono con un color bastante inusual.

When it's time to go to work @rafaelnadal #ausopen

A post shared by Australian Open (@australianopen) on

Si bien en las redes sociales se había especulado con que esto esté vinculado a algún tipo de campaña solidaria sobre la violencia de género o en apoyo a las mujeres, en realidad la explicación es más sencilla.

Quienes lucen este color están patrocinados por la compañía Nike, que ha elegido el rosa para este año. "Trabajamos estrechamente con el equipo de color para encontrar los mejores tonos para la lectura más impactante de las increíbles canchas azules", explicó Sam Shipley, Director de Diseño de Ropa de NikeCourt, a través de un comunicado. "Utilizamos la forma geométrica dinámica y el color inundado para captar la atención del espectador", agregó.

Según el análisis de quienes optaron por el rosa, este color resalta más en la superficie azul que cualquier otro. Además, según su opinión, este diseño le permite a los tenistas mejorar su rendimiento gracias a la energía que tienen las prendas: "Hablamos mucho sobre la conducción de la energía a través de la confianza en el rosa".

En las redes sociales los comentarios fueron bastante diversos, desde aquellos que aplaudieron el regreso del rosa que marcó tendencia durante la década del 90 con Andre Agassi, Pete Sampras y Stefan Edberg, entre otros, hasta quienes lo calificaron como "horrible".