El tiranosaurio rex, una de las celebridades del cine que ha planteado a la duda si los dinosaurios pueden regresar a la vida. Foto: Wikicommons

El tiranosaurio rex, una de las celebridades del cine que ha planteado a la duda si los dinosaurios pueden regresar a la vida. Foto: Wikicommons

#dedóndesalió

¿Qué tan cerca estamos de revivir un dinosaurio?

David Landeta
Redactor (I)

Quince años después, los dinosaurios regresan a la vida o a la pantalla grande, en todo caso, con el estreno de ‘Jurassic World’. Nuevamente el tiranosaurio rex es la estrella, al igual que en la película de Steven Spielberg estrenada en 1993. Muchos de los que vieron el largometraje soñaron con el día en el que exista un parque de diversiones con dinosaurios,  pero ¿qué tan real podría ser la creación de un lugar así?

Primero un breve recordatorio, de cómo reviven a los dinosaurios en ‘Jurassic Park’, para quienes no hayan visto la película. En el film de ciencia ficción el ADN de los dinosaurios se obtiene de mosquitos que fueron atrapados por el ámbar de los árboles y fosilizados y con esas células los científicos de ‘Parque Jurásico’ logran clonar un dinosaurio, aunque este experimento no termina bien.

La mala noticia, para los amantes de estos gigantes, es que esa manera de revivir a aquellas enormes criaturas pertenece solo al campo de la ciencia ficción. La bióloga Paulina Romero dice que para obtener ADN de un fósil, este tiene que estar bien conservado, “pero lo de ‘Jurassic Park’ del mosquito no, eso sí que no”.

A pesar de esto hay esperanzas. Jack Horner, uno de los paleontólogos más famosos del mundo está decidido en volver a la vida a un dinosaurio. Basándose en uno de los primos lejanos de estas bestias- y no son los reptiles-, las aves. Precisamente en Horner se inspiró Steven Spielberg para crear ‘Parque Jurásico’.

Para 'resucitar' a estas criaturas ya extintas, Horner utilizará un proceso diferente al de la película aunque el ADN también tiene que ver en este experimento. El paleontólogo asegura que los embriones de las aves, en sus primeras etapas, desarrollan características similares a las que tenían los dinosaurios, como dientes o manos de tres dedos, la idea es encontrar los genes que les dan a las aves sus propias características y detener su desarrollo.

En otras palabras, la idea es crear un ave ancestral, un “pollosaurio” o un “dinopollo”, esto aseguró Horner en una entrevista para el diario español ABC. Para el experimento utilizarán embriones de gallina, y el resultado sería una de estas aves con dientes y garras, que no tiene mucho que ver con las grandes bestias del pasado, pero es un paso más cerca de los dinosaurios.