El conejo con un corbatín es la marca característica de la revista Playboy que, además de ser la revista para adultos más famosa del mundo, ha marcado varias tendencias en la moda

El conejo con un corbatín es la marca característica de la revista Playboy que, además de ser la revista para adultos más famosa del mundo, ha marcado varias tendencias en la moda. Foto: Cuenta de Facebook Playboy

Dedóndesalió

Playboy y su impacto en la moda

Ana Alvarado.
Redactora (I)

El anuncio de que Playboy, la que circula en EE.UU., ya no publicará fotos de mujeres desnudas puso a hablar al mundo del impacto que tuvo esta famosa revista en la cultura visual. Esta no era la primera publicación con mujeres desnudas, pero sí la primera que presentaba a mujeres guapísimas que veían directamente a la cámara o que ‘coqueteaban’ con el lector, como una forma de defender el deseo y el derecho de desear que tienen las mujeres.

La modelo Fran Gerard en la portada de la revista Play Boy en marzo de 1975

Playboy tuvo un impacto crucial en la revolución sexual, liderando campañas de control natal, igualdad laboral y el derecho al aborto. Además, Hugh Hefner usó este espacio para hablar, y fue uno de los primeros en todos estos debates, sobre derechos civiles, racismo y liberación gay. Pero ¿cómo todo este discurso, pudo haber influido en la cultura visual y principalmente en la moda? 

Cristina Maag, editora del blog de moda Front Row, dice que seríamos ingenuos al pensar que la revista pornográfica más vendida del mundo no ha pensando cuidadosamente su discurso. Es verdad, se puede decir que Hefner aprovechó todas las coyunturas por la liberación sexual y derechos civiles que se dieron desde los años 60 en EE.UU. Entonces, para cerrar este capítulo, hay que tener claro que sí, Playboy tuvo un rol protagónico en todas estas luchas. Esto no es necesariamente algo que la revista hizo sin interés alguno, pero que sí tuvo un impacto en los nuevos estilos de vida que se crearían post-guerra.

Work hard and play hard (El guiño a este nuevo estilo de vida)


Hefner entendió que las personas de su generación y de las generaciones siguientes no sólo querían fotos de mujeres bonitas desnudas, querían leer sobre política, arte, música, moda y temas aspiracionales. Así se construía todo este ideal del Playboy, un hombre que vive cómodamente. Este universo contribuyó a la búsqueda por lo sofisticado y por las cosas finas; la imagen de este tipo era una de las primeras cosas a pulir.

La apreciación por la moda como algo no exclusivo de las mujeres es uno de los efectos de esta propuesta de estilo de vida. Se comienza a usar nuevos cortes y nuevos textiles. Diseños que resaltan el cuerpo masculino son ahora lugares comunes en las tiendas de ropa para hombres.

El comediante estadounidense Burt Reynolds apareció en la portada de Playboy en 1979

¿Feminista?

Este es un tema muy discutido por los académicos. Por un lado están los que dicen que esta revista objetivizó a la mujer y por otro están los que hablan sobre el empoderamiento que le dio en temas sobre sexualidad. De una u otra forma, lo que está claro es su impacto en la moda que se convirtió en una forma de expresión.

Maag asegura que junto con la revolución sexual llegó la revolución de la moda. En este momento aparece Mary Quant, la diseñadora que liberó las piernas de la mujer, al atreverse a subir significativamente la altura de las faldas, creando la icónica y atrevida mini falda. Después llegarían los bikinis, los ‘hot pants’ (shorts extra cortos)…

En la publicidad

Maag expresa que en la época actual se podría decir que la sexualidad es parte integral del mundo de la moda. En la publicidad y en la cultura visual contemporánea hay una alta cantidad de imágenes sexualizadas, que vuelven borrosas las líneas entre la moda y la pornografía.

Cristiano Ronaldo e Irina fueron la portada de la revista Bogue