El examen de matemáticas de un estudiante estadounidense ha desatado confusión y cierta indignación en redes sociales. Foto: Flickr/PROCollegeDegrees360.

El examen de matemáticas de un estudiante estadounidense ha desatado confusión y cierta indignación en redes sociales. Foto: Flickr/ CollegeDegrees360.

#retroviral

Sumar 5+5+5 ¿no es igual a 15?, una maestra dice que no

Carla Sandoval
Redactora (I)

Seguramente algo que escuchaste miles de veces- por no decir millones- cuando estabas en la escuela es que el orden de los factores no altera el producto. Y es por eso quizás que ahora cientos de internautas están enfrentados en las redes por una operación sencilla de matemáticas.

Todo inició en Estados Unidos, cuando un estudiante de tercer grado cuya identidad se desconoce dijo en un examen de matemáticas que 5x3 es igual a 15 y justificó su respuesta sumando tres veces cinco.

El estudiante que rindió el examen justificó la respuesta sumando tres veces el número cinco. Foto: Captura.

El estudiante que rindió el examen justificó la respuesta sumando tres veces el número cinco. Foto: Captura.

Parece correcto ¿no? 5+5+5 sí es igual a 15. Sin embargo, la profesora marcó la respuesta como equivocada e indicó que lo que el alumno debió hacer es sumar cinco veces tres y no tres veces cinco, a pesar de que el resultado es el mismo de las dos maneras.

Algunos internautas están de acuerdo con la profesora, mientras que otros creen que su modo de calificar es muy estricto, pues como nos decían los profes el orden no importa.

Según Pablo Pinto, Gerente Nacional de Tutor Doctor y Consultor Educativo a los estudiantes se les enseña las tablas de multiplicar de memoria y eso- como sabemos- puede ser un gran dolor de cabeza. Pero el problema va más allá,  pues al usar la memoria, los niños no aprenden razonamiento lo que puede significarles problemas a futuro.

Pinto destaca que la memoria es importante “por temas de velocidad, pero por efectividad es importante que (los niños) razonen y entiendan los conceptos matemáticos”. Apoyándose en este ‘polémico’ ejemplo asegura que decir cinco veces tres es exactamente igual que tres veces cinco . Ahora, ante el relajo que se armó en redes, tuvo que intervenir el Consejo Nacional de Matemáticas de Estados Unidos que dio la razón a la maestra.

Según informa la BBC, la presidenta de la organización Diane Briars justificó el apoyo a la maestra alegando que “parte de lo que tratamos de enseñar a los chicos es que sean pensadores y solucionadores de problemas. Queremos que los estudiantes entiendan qué estamos haciendo y no solo tener la respuesta correcta”.

A ver, vamos de nuevo, ¿no es eso contradictorio?, aparentemente no lo es. Cuando la profesora hizo la pregunta en el examen les pedía a sus alumnos que demostraran que conocen la estrategia para llegar al resultado y según eso el estudiante planteó un procedimiento errado, pese a que obtuvo la respuesta correcta.

Pero hay otro detalle importante, en Estados unidos se usa una estrategia conocida como suma repetida para enseñar a los estudiantes el concepto de la multiplicación. Entonces, según este método,  5x3 equivale a sumar cinco veces el número tres y no tres veces el cinco como lo hizo el estudiante. Según quienes apoyan a la profesora, ella les pide a los estudiantes que con este método resuelvan el problema.

La RAE define multiplicar como “hallar el producto de dos factores tomando uno de ellos, llamado multiplicando, tantas veces por sumando como unidades contiene el otro llamado multiplicador”. Es decir, sumar un número tantas veces como indica el otro valor lo cual da lo mismo en cuestión de resultado, pero no en procedimiento, teóricamente hablando. 

Pinto cree que se debe enseñar a los estudiantes las dos maneras para obtener el resultado. “Si el chico no entiende que tiene esas dos opciones el rato de dar un examen puede equivocarse, pero nunca va a comprender dónde está su falencia”, asegura.

Esto es parte del razonamiento que se les debe enseñar a los estudiantes, afirma el especialista, que no solamente les ayudará en matemáticas, sino en otros aspectos de su vida. Cuando los niños aprenden a entender los pasos para realizar un problema “les estamos enseñando a resolver problemas de la vida diaria, a razonar y a tener una compresión de la vida y a cómo enfrentarla”, finaliza.