Según un estudio, realizado por una universidad estadounidense, el disculparse no siempre es buena opción.

Según un estudio, realizado por una universidad estadounidense, el disculparse no siempre es buena opción. Foto: Captura de pantalla

#dedóndesalió

Pedir perdón no siempre es una buena idea por esta razón

Pedir permiso y pedir disculpas, las dos enseñanzas que se aprenden desde niños. Después de un desliz, de herir los sentimientos de otra persona, de cometer un error en el trabajo, pedir perdón suele ser visto como el antídoto infalible. Sin embargo las disculpas no siempre serían la mejor opción

Investigadores de Dartmouth College y la Universidad de Texas encontraron que decir "lo siento" después de haberle fallado a una persona no es la mejor idea; incluso, en ciertos casos, empeora la situación y genera malestar.

Para llegar a tal conclusión, los autores del estudio publicado en NCBI reunieron a miles de personas con la idea de llevar a cabo distintos experimentos. En uno de ellos, cuando se les pidió que escribieran "una buena manera de decir que no", el 39% de los participantes incluyó una disculpa en sus notas con la intención de solucionar el conflicto.

Sin embargo, cuando a los mismos encuestados se los puso en la situación opuesta, en la de recibir el mensaje de rechazo, aseguraron sentirse más "heridos" por la inclusión de la disculpa. Los investigadores descubrieron que, al contrario de lo imaginado, el pedido de disculpas puede llegar a enojar más al destinatario y provocar deseos de venganza.

"En general, la gente no quiere admitir que otro hirió sus sentimientos, por lo que en algunos de los experimentos, miramos cuánta gente quería buscar venganza", explicó el doctor Gili Freedman, líder de la investigación.

En el siguiente experimento les dijeron a los rechazados que la persona que enviaba la nota de disculpas odiaba la salsa picante. Ellos tenían la opción de agregarle o no salsa a un plato que les sería entregado a sus "víctimas". La gran mayoría no lo dudó. Añadió picante a la comida como una suerte de revancha al rechazo anterior.

Por último, indagaron en la "obligación de perdonar". Mostraron a los participantes videos de personas que eran rechazadas. Cuando una de ellas recibía una disculpa junto con el rechazo, la mayoría de los espectadores sentía que estaba obligada a perdonar, incluso si no lo sentía.