El obispo de Osorno, Juan Barros (centro), estuvo presente en una misa a campo abierto celebrada por el Papa Francisco en Temuco. Foto: Agencia AFP

El obispo de Osorno, Juan Barros (centro), estuvo presente en una misa a campo abierto celebrada por el Papa Francisco (izquierda) en Temuco. Foto: Agencia AFP

#camisetazo

El Papa pidió perdón en Chile por abusos sexuales, pero respalda a obispo acusado de encubrimiento


Redacción Afull (I)
18 de enero de 2018 9:40


Durante su primer discurso en su estadía en Chile, el papa Francisco manifestó “el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia”. La declaración la hizo el pasado martes 16 de enero del 2018 en el Palacio de la Moneda, donde fue recibido por la presidenta Michelle Bachelet.

Después de la misa papal en el Parque O’Higgins de Santiago, el cuestionado obispo de Osorno, Juan Barros, estuvo presente y hasta saludó con el Pontífice. También asistió a una misa celebrada en la ciudad de Temuco. El clérigo es acusado por víctimas de Fernando Karadima, de intentar encubrir los abusos del sacerdote a menores.

Durante su estadía en Iquique (norte de Chile), el Papa conversó con Radio Bio Bio y reiteró expresamente su respaldo a Barros. “El día que me traigan una prueba voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia”, afirmó.

En Chile, 80 sacerdotes han abusado de menores, según registra un informe de la ONG Bishop Accountability. Uno de los casos más sonados es el de Fernando Karadima, sacerdote de la parroquia El Bosque en Santiago. Después de décadas de silencio, Juan Carlos Cruz y James Hamilton decidieron hacer públicas sus denuncias por abuso sexual.

Ellos ya habían iniciado acciones internas dentro de la Iglesia Católica chilena, pero no fueron escuchados ni por el arzobispo metropolitano de Santiago, Ricardo Ezzati, ni por el mentor de Karadima, ahora obispo de la ciudad de Osorno, Juan Barros.

Las primeras denuncias aparecieron en el diario La Tercera y el rotativo satírico The Clinic. En abril de 2010 el programa de Televisión Nacional, 'Informe Especial', reveló los testimonios de Cruz y Hamilton, junto con otros tres casos. En 2013, en uno de los programas periodísticos más vistos en la televisión chilena -'Tolerancia Cero'-, James Hamilton reveló el difícil camino que tuvieron que pasar para denunciar a la Iglesia Católica.

Video: YouTube, cuenta: movimientog80


El Vaticano abrió una investigación ante las denuncias presentadas por las víctimas. En enero de 2011, la Santa Sede le envió una carta al arzobispo Ricardo Ezzati con su dictamen sobre el caso. El veredicto sentenció a Karadima como culpable en dicha causa y lo sancionó a una vida de retiro y penitencia.

Tras el fallo, Cruz y Hamilton iniciaron una cruzada por denunciar a personajes dentro de la cúpula eclesiástica chilena, pues ellos los señalan de haber encubierto durante años los abusos de Karadima. Entre ellos, el cardenal Francisco Errázuriz y su sucesor Ricardo Ezzati.

Juan Barros era otro de los señalados por las víctimas. En marzo de 2015, él fue nombrado obispo de Osorno por el Vaticano. Esto causó revuelo en la ciudad sureña; el día en que asumió la designación, cientos de feligreses se apostaron en los exteriores de la Catedral San Mateo para exigir su renuncia. El clérigo se defendió a través de una carta abierta: “Jamás tuve conocimiento de alguna denuncia respecto del sacerdote Karadima siendo secretario del Cardenal Juan Francisco Fresno, y jamás tuve conocimiento ni imaginé nunca aquellos graves abusos que este sacerdote cometía con sus víctimas”.

Durante un acto en Roma, al Papa le preguntaron sobre la situación en Osorno. En un video difundido por el Canal Mega, el Sumo Pontífice aseguró que “Osorno sufre, sí. Pero por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente. La única acusación que hubo contra ese obispo fue desacreditada por la Corte Judicial, así que por favor no pierdan la serenidad”.

Video: YouTube, cuenta: Cadena Chile


En su visita a Chile, el máximo representante de la Iglesia católica se reunió, durante media hora, el pasado miércoles 17 de enero del 2018 con víctimas de abusos sexuales en la Nunciatura. "El encuentro ha tenido lugar en forma estrictamente privada y no había nadie más presente, solamente el Papa y las víctimas. De este modo, han podido contar sus sufrimientos al papa Francisco, quien les ha escuchado y ha rezado y llorado con ellos", aseguró Greg Burke, vocero del Vaticano.

A la reunión, sin embargo, no fueron invitadas las víctimas de Fernando Karadima. A través de una publicación en Twitter, Juan Carlos Cruz y James Hamilton se pronunciaron al respecto: “No, no fuimos invitados. Sin embargo, como víctimas tenemos una parte de todas las personas que han sido abusadas por sacerdotes y religiosos. Y valoramos que esas víctimas que se reunieron con el Papa hayan tenido una palabra directa de la máxima autoridad de la Iglesia Católica”.