La imposibilidad de dormir por tener ganas de ir al baño se llama nocturia

La imposibilidad de dormir por tener ganas de ir al baño se llama nocturia. Foto: Flickr

#orgánica

Cuando las ganas de ir al baño afectan el sueño

Infobae de América. (I)

Se puede definir a la nocturia como "la molestia por la cual un individuo se despierta en la noche una o más veces para orinar". Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas personas naturalizaron esta cuestión y aprendieron a levantarse de noche para ir al baño.

Entonces: ¿cuándo hay que consultar al médico? De acuerdo con el doctor Esteban Staneloni, de la división de Urología del Hospital de Clínicas, "no hay un mínimo de veces en los que esto resulte tolerable. Cuando la persona se despierta con ganas de ir al baño ya es un indicio, sin embargo podemos considerar regular hasta dos veces en la noche. Si las ganas persisten o uno se sigue despertando con deseos de orinar hay que consultar al urólogo".

"Hay casos extremos en los que la persona casi no tiene límite en la cantidad máxima de veces en las que se levanta para ir al baño, sienten ganas cada cinco minutos y no puede dormir", afirmó el profesional. La nocturia es una afección que se da más frecuentemente en hombres que en mujeres, y no tiene una edad prevalente pero es recurrente en adultos mayores de 50 años y cuyas causas son múltiples.

"En el caso de los hombres, suele estar asociada a problemas de próstata. Sin embargo, no todas las razones de la nocturia son urológicas. Hay 50% de chances de que la causa sean otros problemas clínicos como diabetes, insuficiencia cardíaca, problemas vasculares periféricos, problemas nutricionales, insuficiencia renal, insuficiencia de la hormona antidiurética, enfermedades neurológicas", sostuvo Staneloni.

La nocturia es también considerada un trastorno del sueño ya que afecta la calidad de vida de las personas al no permitir un buen descanso. "El problema no solo es el despertarse de noche, sino lo que conlleva sentir ese deseo. Una de las cosas a las que prestamos atención los especialistas es a la cantidad de líquido que la persona expulsa al orinar. Hay patologías que sensibilizan la vejiga y la persona siente ganas pero no tiene orina y hay patologías prostáticas severas en las que la persona tiene la vejiga llena, el deseo imperioso de orinar y cuando llega al baño no puede", explicó el especialista.

Como consejo, Staneloni recomendó "en principio no tener miedo cuando sucede y consultar a un especialista. Además es importante regular la cantidad de líquidos que ingerimos con la cena o antes de dormir. Lo importante es poder identificar el momento en que despertarse para ir al baño se vuelve un problema y concurrir al especialista. La nocturia tiene solución, con el diagnóstico y tratamiento adecuado".