Según estudios que a muchas mujeres les gustan las 'actitudes riesgosas' pero para relaciones a corto plazo

Foto referencial. Según estudios que a muchas mujeres les gustan las 'actitudes riesgosas' pero para relaciones a corto plazo. Foto: IMDb

#Dedóndesalió

¿A las mujeres les gustan más los ‘chicos malos’?

Valentín Díaz Redactor (I)

Primero es necesario definir ¿Qué significa ser un ‘chico malo’? Aquí viene la parte difícil: delimitar la definición. En realidad, alguien considerado ‘malo’ podría ser desde un asesino serial hasta, simplemente, un tipo muy manipulador. “El concepto de maldad es un término muy subjetivo y no necesariamente es representado por un modelo fijo; es decir, lo ‘malo’ puede cambiar según los arquetipos de una sociedad en particular”, asegura la psicóloga social Mariana Chávez. Por ejemplo, un oficial de la SS nazi ahora es visto como algo malo, pero en la Alemania de 1939 esto era un ejemplo a seguir.

Tomando en cuenta que la definición de maldad es sumamente subjetiva y que, obviamente, tu exnovia no va a preferir salir con un asesino en serie o algo por el estilo, Afull recoge algunos de los rasgos que, de manera estereotipada, son considerados como características de ‘chicos malos’.

Uno de los más comunes es el hecho de fumar tabaco. Por alguna razón, la gente piensa que fumar es de rudos, aunque sea más bien una conducta de adictos más que de 'malotes'. Lo mismo pasa con quienes toman alcohol de manera desmesurada.

Un reciente estudio de la Universidad de Ghent en Bélgica analiza el comportamiento de jóvenes fumadores y consumidores de alcohol como una estrategia para conseguir parejas a corto plazo. Pero ¿cómo es esto posible? El estudio sugiere que no existe una razón biológica o evolutiva en particular que haga que las mujeres se sientan atraída por hombres de este tipo.

Sin embargo, concluye que tanto a hombres como a mujeres les gustan personas “culturalmente idealizados de masculinidad y feminidad”. Es decir, al final, eso de la atracción por fumadores y bebedores se reduce prácticamente a los estereotipos de un ‘macho’, aquel que probablemente usa una chaqueta de cuero, baja de su motocicleta y prende un cigarrillo.

Aparentemente, según los resultados de esta investigación, las mujeres se ven atraídas hacia ciertas actitudes riesgosas de algunos hombres. Pero la parte asombrosa de todo esto es que ellas los prefieren rudos únicamente por un periodo corto. Es decir, los ‘chicos malos’ son atractivos únicamente a corto plazo; las mujeres se cansan pronto de estas conductas.

“Tanto mujeres como hombres van a preferir, al final del día, algo estable para poder llevar a cabo una relación más a largo plazo; alguien que no les cause demasiados problemas”, asegura el psicólogo Bernardo Carrera, experto en terapia de parejas. La opinión de Carrera coincide con un estudio del año 2003 realizado por los psicólogos estadounidenses Geoffrey Urbaniak y Peter Kilkman.

En la investigación, los encargados escogieron un grupo de estudiantes universitarias. A las chicas se les pasaba un guión con características de varios hombres ficticios y la idea era que debían escoger una pareja para Susan, también una chica ficticia.

Los resultados desmienten la idea generalizada de que los chicos malos son preferidos por las mujeres. De hecho, en la mayoría de los casos, las mujeres que fueron parte del estudio escogieron para Susan una pareja que se adaptaba muchísimo más al modelo de un chico bueno, que según esta publicación vendría a ser alguien con características sensibles, poco egoístas y en esencia una persona a la que le importa mucho más su posible pareja.

Pese a que la idea de que ellas los prefieren malos es bastante generalizada en la sociedad, en realidad no existe mucha evidencia científica que respalde la afirmación. La definición de ‘chico malo’, de igual manera, es sumamente subjetiva y no necesariamente representa una maldad verdadera. Así que, chicos, ya dejen de poner excusas, asuman responsabilidades y simplemente tomen consciencia de que si sus novias los botan puede ser por portarse mal con ellas, no por irse con alguien que se vea o que aparente ser un 'malote'.