Las mujeres sufren con mayor intensidad las rupturas amorosas, pero podrían superarlas con mayor rapidez

Las mujeres sufren con mayor intensidad las rupturas amorosas, pero podrían superarlas con mayor rapidez. Foto: Pixabay

#laprobadita

Quién se recupera antes de una decepción amorosa: hombres o mujeres

Infobae de América (I)

"Le gente no es tibia a la hora de opinar sobre la infidelidad. Un conjunto de frases categóricas suelen salir a la luz: es algo imperdonable, de eso no se vuelve, el que es infiel es una mala persona", explicó  el psicólogo argentino Demián Bucay. Sin embargo, para la ciencia atravesar una situación traumática o dolorosa respecto de una pareja puede resultar positivo.

¿A quiénes le cuesta más recuperarse de un desengaño? En 2015, el antropólogo biocultural Craig Morris  había publicado -en la revista Evolutionary Behavioral Sciences-, las conclusiones de una investigación en donde analizó a hombres y mujeres para saber a qué grupo le resultaba más dificultoso reponerse tras perder a su pareja.

En ese informe dedujo que las mujeres sufren un mayor impacto emocional e incluso físico debido a la ruptura, dado que "ellas suelen ser más selectivas a la hora de elegir a un compañero de calidad, y la pérdida de ese compañero de calidad duele más", dijo Morris. Sin embargo, son las mujeres quienes suelen recuperarse antes que los hombres, volviéndose más fuertes a nivel emocional.

"El hombre probablemente sentirá la pérdida en forma profunda y por un período muy largo de tiempo a medida que entiende que debe 'empezar a competir' de nuevo para reemplazar lo que ha perdido. O incluso peor: el hombre puede llegar a la conclusión de que la pérdida es irreemplazable", concluyó el antropólogo.

Por otro lado, de acuerdo con otra investigación de la Universidad de Binghamton, en Nueva York, realizada en colaboración con la Universidad de Londres, las mujeres que son víctimas de una infidelidad salen beneficiadas a largo plazo.

El estudio fue publicado por la revista Science Daily y concluyó que, tras una ruptura, ellas refuerzan su "inteligencia de pareja", traducido en una mejor elección a la hora de encarar una relación en el futuro. El autor principal del estudio fue el profesor Morris, quien explicó que "la mujer que pierde a su pareja (ya sea por el fin del amor o porque ese hombre se fue con otra mujer) afronta un tremendo período de dolor, pero saldrá con una 'inteligencia de pareja' superior a la que afrontan los hombres. Esto le permitirá detectar con mayor facilidad las señales que indiquen si ese nuevo y posible compañero es o no el adecuado".

"Más del 85% de las personas experimentarán la ruptura al menos una vez a lo largo de su vida". Los investigadores estadounidenses y británicos basaron sus conclusiones en los resultados de una encuesta de carácter anónimo entre 5 705 personas de 96 países diferentes, en donde han considerado que una infidelidad seguida de una ruptura puede suponer una evolución adaptativa y resultar también beneficiosa en términos de crecimiento personal.

El psicólogo Bucay aclaró que "es importante reconocer que la fidelidad, como condición de la pareja, es una construcción social y no una particularidad inherente al ser humano o a las relaciones románticas".