Existen diversas creencias sobre cómo destruir células cancerígenas. Un especialista nos ayuda a derribarlas.

Existen diversas creencias sobre cómo destruir células cancerígenas. Un especialista nos ayuda a derribarlas.

#orgánica

No, estas cosas no curan el cáncer

Valentín Díaz
Redactor (I)

Este jueves 4 de febrero de 2016 se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS ), esta dolencia causó la muerte de 8,2 millones de personas en el año 2012. El cáncer es el nombre que se le da a un conjunto de enfermedades de la misma índole. Se produce por un desorden del proceso de crecimiento, reproducción y envejecimiento de las células del cuerpo humano.

En la web existe muchísima información sobre el cáncer, incluyendo artículos que hablan de supuestos tratamientos alternativos o curas ¿Qué tal confiables son algunas de estas creencias populares sobre el cáncer? El doctor Luis Nieto, oncólogo, repasa algunas de estas afirmaciones sobre esta letal enfermedad.

Marihuana


Existen diversos artículos en la Internet sobre una supuesta relación entre el extracto de cannabis (aceite de cáñamo) y una cura para el cáncer. Nieto asegura que “la marihuana es un estupefaciente y en algunos casos se usa como un tratamiento para el dolor. Sin embargo, no hay evidencia científica que sustente la creencia de que la marihuana puede curar el dolor”.

Es decir, la marihuana puede ser usada como un analgésico para tratar síntomas secundarios del cáncer, pero hasta el momento no se ha podido probar una relación causal entre su uso y un tratamiento contra la enfermedad.

Bicarbonato de sodio

En los últimos años se ha popularizado una nueva creencia. El cáncer, según algunos blogs y páginas web, se podría producir debido a un hongo llamado Cándida. El problema sería que este hongo se adentra en el organismo humano.

El sistema inmunológico, al intentar combatirlo, genera células cancerígenas que se repliegan en el organismo. Según esta creencia, el bicarbonato de sodio destruye hongos y por lo tanto puede ser utilizado para tratar el hongo Cándida.

El doctor Nieto asegura que “el cáncer es un daño en las células, un desorden de la información genética a nivel de cromosomas. Esto es lo que han revelado los últimos estudios avalados por sociedades médicas y científicas”. Según el oncólogo, no existe evidencia alguna para relacionar el cáncer con un hongo en el organismo.

Enemas de café

Otra creencia de tratamientos alternativos contra el cáncer es la del enema de café. Un enema es, literalmente, introducir un líquido en el organismo por vía anal con fines desintoxicantes. Supuestamente, el café podría tener propiedades curativas que, mediante un enema, pueden tener un impacto positivo en el organismo.

Nieto, sin embargo, afirma que “el café entra en la categoría de hábitos, junto al tabaco y el alcohol, que predisponen al cáncer de pulmón, colon y recto”. De hecho, un estudio hecho  por el British Journal of Cancer  asegura que el café conlleva un potencial riesgo de cáncer de páncreas.

Dietas alcalinas


Existe la suposición de que los alimentos que comemos pueden incidir en el nivel de pH en el cuerpo. Según algunas corrientes alternativas, existen alimentos ácidos y alcalinos. Dentro de los alimentos ácidos se incluyen carnes, huevos, granos y alcohol, mientras que entre los alcalinos están las frutas, nueces, legumbres y vegetales.

Mientras que los alimentos ácidos, según estas corrientes, pueden aumentar el riesgo de cáncer, los alcalinos pueden ser usados para prevenir o incluso tratarlo.

Sin embargo, según Nieto, no existe evidencia para sustentar esto. Agrega que, dentro de esta creencia, frutos como el limón o cítricos en general son considerados alimentos ácidos. Sin embargo, asegura, existen estudios que aseguran que “el consumo de cítricos podría prevenir el cáncer gástrico”.

Higienismo

El higienismo consiste en un cambio de hábitos nutricionales. Según la creencia, el hecho de combinar distintos alimentos a la hora de las comidas hace que los jugos gástricos anulen sus propiedades nutricionales y, supuestamente, se producen fermentaciones o putrefacciones.

Esto generaría que el cuerpo sea más propenso a contraer enfermedades, entre ellas el cáncer. Una dieta en la que se consuman distintos tipos de alimentos a distintas horas, supuestamente, podría ayudar a prevenir el cáncer.

Luis Nieto asegura que “la alimentación es esencial para la prevención del cáncer. Una dieta debe ser correctamente fraccionada para que el estómago no sufra”. Sin embargo, agrega que no es el único factor para prevenir la enfermedad y que “definitivamente no se puede tratar el cáncer solamente con una buena alimentación”.

Una buena actitud

Para algunos, una buena actitud frente al cáncer puede ser la clave para curarlo. Los pensamientos positivos, según la creencia, ayudan a combatir los males fisiológicos y pueden resultar más efectivos que los tratamientos médicos.

Nieto asegura que “el estado psicológico es importantísimo, no sólo para pacientes de cáncer, sino para cualquier enfermedad”. Agrega que la secreción de serotonina y endorfinas ayuda a que el paciente no caiga en una depresión. Sin embargo, asegura que “no se puede afirmar que un paciente puede curarse de un cáncer sólo por su estado de ánimo”.

El oncólogo da una recomendación final a los posibles pacientes: “El cáncer es cáncer, no un chiste, y debe ser tratado por un especialista”.