Los peces pueden recordar el sitio donde reciben su comida. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

Los peces pueden recordar el sitio donde reciben su comida. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

#ORGÁNICA

Puede que solo Dory sea el único pez olvidadizo

Isabel Alarcón
Redactora (I)

Quién no recuerda a Dory, uno de los personajes principales de 'Buscando a Nemo', la película animada de Disney. Este gracioso pez olvidaba todo lo que le decían a los pocos segundos y al parecer, ella ejemplifica el comportamiento de estos animales.

Los peces solamente se guían por instintos básicos y de supervivencia como formas de alimentarse, reproducirse y alejarse de alguna amenaza, cree el veterinario Leonardo Arias, pero no podrían recordar a su dueño y mover su cuerpo de felicidad al verlo, como si lo hace un perro.

Así, utilizar la frase “memoria de pez” representa a las personas que se olvidan rápidamente de las cosas, ya que los peces no pueden retener más de tres segundos.

Pero, al parecer la 'memoria de pez' no es más que un mito de la ciencia ficción. Esta duda ha llevado a que incluso se dediquen programas de televisión como 'Cazadores de Mitos' para desmentir la creencia popular. En el video (del programa) se ve que los peces son capaces de reconocer el camino para llegar hasta su alimento y elegir cuál quieren comer.

Video: YouTube, canal: Claudia Botbol

Aunque no son la especie con mayor capacidad de retención, un estudio de la Universidad MacEwan, en Canadá, demuestra que pueden tener una memoria de hasta 12 días, y no de pocos segundos como se creía en el pasado.

Para llegar a esta conclusión, los peces fueron entrenados durante tres días por los investigadores para recibir su alimentación en un área específica de la pecera. Después de un periodo de descanso de 12 días, los investigadores repitieron la actividad y los peces iban al mismo punto que les habían enseñado en el pasado.

Para ellos, el experimento es una prueba de que los peces también son mascotas que pueden recordar eventos y personas, si se los acostumbra a asociar las ubicaciones con su alimento preferido.

Hay quienes incluso van más allá y defienden la idea de que los peces pueden recordar eventos que sucedieron meses atrás. Otros, creen que pueden enseñarles trucos, utilizando diferentes sonidos y los premian con comida.

Aunque la capacidad de memoria del animal no está comprobada con exactitud por la ciencia, su amnesia no es excusa para no darle los cuidados adecuados, cree el veterinario. Los peces no deben ser encerrados en espacios pequeños, confiando que por cada vuelta que dan pensarán que descubren un nuevo mundo.