malas palabras

Decir malas palabras puede convertirte en una persona con un extenso vocabulario. Foto: Pixabay

#retroviral

Decir malas palabras es un signo de inteligencia verbal

Ayayay - Red de Noticias Albavisión

Si disfrutas de decir palabrotas y no puedes evitar que se te salgan de vez en cuando, seguro has escuchado un montón de reproches por parte de tu mamá, tu abuela y hasta de tus tías. Históricamente se ha asociado al uso de groserías con una 'flojera en el lenguaje' y lógicamente, con un bajo nivel de respeto.

Pero un interesante estudio publicado recientemente en Language Sciences confirma lo que los groseros siempre han sabido en sus corazones que decir groserías no es una debilidad mental, sino un signo de inteligencia verbal.

El estudio, fue un esfuerzo en conjunto de los psicólogos del Marist College y del Massachusetts College of Liberal Arts, quienes descubrieron que las personas más groseras tienen mejores herramientas del lenguaje que las que no dicen 'malas palabras'.

Para testear la teoría, los investigadores dieron a los participantes del estudio 60 segundos para decir todas las malas palabras que pudieran. Después se les pidió que hicieran lo mismo con un tema más 'benigno', como nombres de animales.

Si los anticuados anti-groserías tuvieran razón, los participantes fluidos en groserías habrían tenido problemas buscando palabras neutrales, pero fue exactamente lo opuesto.

De hecho, quienes alcanzaron a decir más palabrotas fueron capaces de decir más palabras en otras pruebas asociativas, demostrando una conexión innegable entre las capacidades groseras y un vocabulario mayor en general.

Y como los investigadores separaron los tipos de garabatos en diferentes categorías (calumnias, peyorativos generales, términos sexuales, etc), pudieron determinar también que “los hablantes que usan palabras tabú entienden su contenido general al igual que las distinciones de matices que llevan a usar las palabras bien”.

En español, eso significa que las groserías son realmente un signo de inteligencia verbal, más que una deficiencia lingüística. Así que ya sabes: si se te escapan algunas palabrotas de vez en cuando, no te preocupes. Sólo significa que tienes un vocabulario mejor que el resto.