Tras masacres como la del club Pulse de Orlando, las personas suelen salir a las calles para solidarizarse con los familiares de las víctimas o pedir justicia por ellas. Algo similar sucede en las redes sociales. Foto: AFP.

Tras masacres como la del club Pulse de Orlando, las personas suelen salir a las calles para solidarizarse con los familiares de las víctimas o pedir justicia por ellas. Algo similar sucede en las redes sociales. Foto: AFP.

#laprobadita

¿Por qué lamentamos la muerte de personas que no conocemos en redes sociales?

David Landeta
Redactor (I)

Lazos negros, largos mensajes que resaltan las características positivas de las personas cuando fallecen, así se vive ahora la muerte, pero en redes sociales. Algo similar a lo que sucedía años atrás pero que trascendió al espacio web. ¿Cómo cambió nuestra manera de expresar dolor cuando alguien muere?, ¿por qué sentimos cómo nuestras tragedias como la masacre en el bar Pulse de Orlando, el pasado 11 de junio del 2016? A continuación las posibles respuestas a estas interrogantes.

Primero lo primero, ¿qué es el luto 'virtual'? El portal web Buzzfeed describe el proceso que viven las personas cuando alguien fallece y nos enteramos por redes sociales. El ciclo va así: primero te enteras por Twitter que la persona falleció, compartes el tuit para que tus amigos sepan de la noticia, después aparecen las palabras en homenaje a quien murió, a esto se suma una discusión entre quienes están indignados por los comentarios de los otros y quienes muestran su solidaridad, al final los mismos pasos se repiten, pero esta vez en Facebook.

El psicólogo clínico Xavier Albuja explica que después de enterarnos de la muerte de cualquier persona, vivimos diferentes etapas para superar el dolor, ente ellas la negación, la ira, la depresión y finalmente la aceptación. Las redes sociales funcionan como canal para expresar algunas de estas etapas, exponiendo la parte íntima de la vida de las personas. Pero ¿por qué nos duele que alguien haya muerto, aunque no lo conozcamos? El experto afirma que, en ese caso lo que sentimos es empatía.

Por ejemplo, en el asesinato múltiple en el bar Pulse de Orlando, en el que murieron 49 personas el pasado 11 de junio,  Albuja asegura que existen dos parámetros: en primer lugar depende qué tan fuerte es el vínculo emocional con la situación de la persona que falleció, en este caso uno se solidariza por empatía. Por otro lado, hay personas que lo hacen parar lograr aceptación, en una sociedad en la que la autoestima y popularidad son medibles de acuerdo al número de likes que recibes, concluye el profesional.

Pero ¿Qué es exactamente la empatía? Es una habilidad que nos permite tomar la perspectiva de los otros. Pero no solo los humanos tienen esta habilidad, otras especies de animales también la tienen, los delfines cuando ayudan a sus similares que no pueden flotar o los elefantes que tratan de levantar a sus compañeros cansados.

Por eso, esta sensación de percibir el sufrimiento de los otros como si fuera el nuestro, es muy común. De hecho, este sentimiento nos acompañó durante el proceso de la evolución, y se puede evidenciar al preocuparnos por la salud de los demás; por ejemplo, buscar curas para enfermedades que no tenemos, eso es una muestra de empatía, así lo asegura una publicación de Diario El Mundo de España. 

Aunque existen hechos que nos duelen más que otros, es decir con los que sentimos mayor empatía. Emma Seppälä, psicóloga de la Universidad de Stanford, asegura que es normal que las personas perciban más el dolor cuando se trata de gente y lugares con los que tenemos familiaridad, estas declaraciones las hizo en una publicación del Huffington Post. Es por esto que hechos, como el tiroteo en Orlando, causó reacciones de cientos de personas, no solo estadounidenses, sino también latinas, por la cercanía que sentían con el sitio del atentado.

Pero además, hay quienes utilizan las redes sociales como vínculo con sus familiares o amigos que fallecieron, despidiéndose de ellos mediante mensajes o publicaciones en su muro. Las psicólogas Isabella Tinajero y María José Larco afirman que todas las personas que sufren ausencias tratan de llenarlas, de cualquier manera, inclusive de forma imaginaria. Así nacen las relaciones entre lo que hace falta y las redes sociales, específicamente Facebook.

Por su parte, Albuja menciona que escribir en los muros de las personas que murieron es una manera de mantener un vínculo con ellas. Esto se relaciona con las etapas de vivir el luto, específicamente con la negación. Las terminaciones nerviosas de nuestro cerebro son las que hacen que entendamos el mundo, pero también provocan que situaciones, como la pérdida de un ser querido, nos desubiquen. Por eso, cuando alguien muere al cerebro le cuesta tiempo entender la realidad. En ese espacio de tiempo, conocido como duelo, interviene Facebook como una herramienta de defensa para protegerse del dolor.

Con el tiempo, utilizar las redes sociales para expresar nuestros sentimientos es cada vez más común. En ese sentido, superar la pérdida de un ser querido mediante publicaciones de Facebook podría ser útil sobre todo por esa mezcla que existe actualmente entre nuestra vida virtual y nuestra vida real. Xavier Albuja menciona que expresar el sufrimiento por redes sociales será beneficioso para quienes buscan afianzar su seguridad. Al final, todos buscan su manera personal de vivir el duelo.