Escultura denominada Fleshlettes. Foto: Cortesía de Jonathan Payne

El artista denominó 'Fleshlettes' a esta escultura. Foto: Cortesía de Jonathan Payne

#LAPROBADITA

Jonathan Payne y sus ‘caprichosas’ formas mutantes

Gabriela Vivanco
Redactora (I)

Una lengua con dientes, una especie de torre de dedos, un seno con cabellos fusionado con un pene… no se trata de la utilería de una película de terror ni algo que se parezca, sino de las esculturas de Jonathan Payne.

‘Fleshlettes’ es una especie de celebración de las partes extrañas del cuerpo humano. Así lo considera su creador Jon -como es conocido-, quien vive en Los Ángeles, Estados Unidos.

Todo comenzó con los teratomas. Tumores encapsulados en otros tejidos del cuerpo humano, que el artista los califica como “fascinantes y horribles”. Luego el proceso creativo tomó su curso y Payne consiguió elaborar estas esculturas.

Pero, ¿exactamente que significa ‘Fleshlettes’? Son pequeños pedazos de carne y piel. El autor las denomina como “diminutas criaturas ” hechas de piel humana.

Tina y castidad. Foto: Cortesía Jonathan Payne

Tina y castidad. Foto: Cortesía Jonathan Payne

¿Sorprendente? Pues sí, de hecho, uno de los rasgos que más llama la atención de su obra es el parecido de las figuras con la realidad, lucen como una parte más del cuerpo humano. Para darles este ‘look’ súper realista el artista tiene dos estrategias.

Primero lo primero: estudiar el cuerpo, pero no como en el colegio viendo láminas e impresiones, sino mirar cada parte de cerca, fijarse en los detalles en cada centímetro de piel. El cuerpo es mucho más que la suma de sus partes, señala el autor. La otra estrategia tiene que ver con la técnica y los materiales, Jayne usa arcilla de polímero y cabello real. Dice que hoy por hoy es el mejor material para sus creaciones.

Tonya y Portia. Foto: Cortesía Jonathan Payne

Tonya y Portia. Foto: Cortesía Jonathan Payne

Cada una de las piezas mutantes tiene su propia personalidad y ,como buen padre, Payne las bautizó con un nombre. Por ejemplo, la lengua con dientes se llama Tonya y es la madre de las 'Fleshlettes'. Mientras que el ojo, en realidad es 'la ojo', se llama Eileen. Y la mano con múltiples dedos, Toni.

Aunque a algunas personas sus 'Fleshelettes' les pueden parecer repulsivas e incluso grotescas, Payne prefiere verlas como creaciones extrañas y ”caprichosas”. Él celebra lo que socialmente se considera diferente, lo hace porque cree que precisamente en esa rareza radica lo que nos hace humano.

Puedes ver más imágenes en su sitio web. Además, interactuar con el artista a través de su fanpage en Facebook

Jackeline. Foto: Cortesía Jonathan Payne

Jackeline. Foto: Cortesía Jonathan Payne