Granaderos de Tarqui

Los Granaderos de Tarqui usan uno de los uniformes vigentes desde la época de la independencia. Foto: Archivo/EL COMERCIO

#Retroviral

La Batalla de Pichincha en la época de los ‘likes’

David Landeta 
Redactor (I)

La teoría del efecto mariposa dice que el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede causar una tormenta en Nueva York. Mejor dicho, un pequeño cambio podría hacer grandes diferencias en la historia. Ahora imagínense ¿qué sucedería si hubiesen existido redes sociales en eventos importantes de la historia?

Por ejemplo Facebook o Twitter, en eventos trascendentes como la Batalla de Pichincha. Santiago Páez, escritor ecuatoriano de novelas que mezclan la historia y la ficción, aclara algunas dudas. En realidad, redes de comunicación han existido siempre y al igual que ahora transmitían información, aunque en aquella época lo hacían mucho más lento que ahora.

Suena complicado de creer, pero recibir un reporte de un poblado que está a 36 kilómetro de Quito, tomaba casi un día, según informes de la época. Es más, antes de la batalla, Sucre envió a uno de sus oficiales hacia la población de Guayllabamba, al norte de Quito. A aquel soldado le tomó casi dos días llegar al poblado.

Podría ser divertido pensar cómo hubiesen funcionado las actualizaciones de los estados de Facebook en aquel conflicto bélico o Sucre informando a sus tropas qué decisiones tomar por un grupo de Whatsapp. Según Páez, ese hubiese sido uno de los retos más importantes, el controlar la información para que esta no afecte las campañas militares, como se hace en todas las operaciones marciales de la actualidad.

Facebook Sucre

Pero no todo hubiese sido malo. Antes, para tener información sobre el enemigo se necesitaba espías, para conocer el terreno en el que combatirías, debías enviar a alguien a reconocer el lugar, por eso las redes sociales han facilitado las cosas. Ahora ya no se necesita ser un espía profesional para obtener información, solo un ‘stalker’ especializado y con pocos clics enterarte de la vida y obra de las personas, algo muy útil en una campaña militar.

Y ¿qué pasó con quiteños, que el 24 de mayo de 1822 se despertaron viendo frente a la ciudad la batalla entre los libertadores y españoles? Tal vez en aquella época no se podía actualizar el estado de Facebook, pero sí podían comunicarse entre sí y eso fue lo que hicieron. Toda la información se transmitió cara a cara y así el ejército vencedor, el de Sucre, ingresó a Quito aclamado por la victoria.