Utilizar bien las máquinas para el entrenamiento es una de las claves para poder superar la primera semana de gimnasi

Utilizar bien las máquinas para el entrenamiento es una de las claves para poder superar la primera semana de gimnasio. Foto: David Landeta/Afull

#orgánica

Sobrevivir a la primera semana de gimnasio sin fracasar en el intento

David Landeta. 
Redactor (I)

Uno de los propósitos de fin de año fue bajar de peso. Sin embargo, ya estamos en marzo y no lo has cumplido. Te planteas una rutina de ejercicio que va así: lunes, piernas; martes, brazos; miércoles, pecho y jueves descansar por dos o tres años. Si te ha pasado algo similar quiere decir que estás sobre esforzando a tu cuerpo y, de seguro, las siguientes recomendacion serán útiles para cumplir tu meta.

Superar el primer entrenamiento es el principal reto que tendrás y quizás el dolor de ese día es uno de los más fuertes que sentirás a lo largo de tu paso por el gimnasio. ¿Por qué? La razón es que algunos músculos del cuerpo, que no trabajan tanto, se esfuerzan más allá de lo normal. Por eso, no es raro escuchar la expresión “me duelen partes del cuerpo que no sabía que tenía”, explica Marlon Martínez, instructor del gimnasio Fitness Factory, ubicado en el valle de Los Chillos.

Sobrevivir al primer día de entrenamiento es algo similar a una película de Hollywood como ‘Rocky’, un boxeador que se prepara para subir al ring. Pasar esta prueba es clave para hacer que el entrenamiento continúe al siguiente nivel, regresar la segunda semana. Así lo explica el médico deportólogo Carlos Blum. Para él, la mejor manera de continuar con las rutinas es fijarse metas a corto plazo. Por ejemplo, si terminaste la primera semana ya eres un ganador y si te ejercitaste más allá del mes, eres un campeón.

El dolor es una parte inevitable en cualquier entrenamiento, en especial al siguiente día de hacer ejercicio. Sin duda te costará levantar cualquier parte del cuerpo que hayas trabajado. Por eso, después de entrenar piernas y brazos caminarás como un zombie o un pingüino. Para evitar que este dolor tenga consecuencias peligrosas es necesario que un instructor guíe tu entrenamiento y así dejarás de lado la fatiga muscular calentando y estirando antes de volver a ejercitarte.

Aunque te sientas tentado de publicar, en Instagram o Facebook, una foto con ropa deportiva en el gimnasio acompañada de la frase ‘#NoPainNoGain’ – que se traduce en ‘sin dolor no hay ganancia’ – hay que ser cuidadoso y no tomarse muy en serio estas palabras. Las lesiones en los tendones y ligamentos de las extremidades inferiores son las más comunes, explica Blum, y todas ellas son causadas por el exceso de esfuerzo.

Martínez asegura que cada persona necesita un tipo de entrenamiento en específico, saber cuál es evita que el novato se desanime por no lograr sus metas. Por ejemplo, para bajar de peso se requieren ejercicios de cardio entre 30 y 60 minutos, es decir utilizar la caminadora, elíptica o bicicleta estática en este rango de tiempo. Ahora, sí tiene una contextura delgada, el tiempo dedicado al cardio debe ser menor y el entrenamiento tiene que enfocarse en las pesas.

Algo muy importante es siempre pedir ayuda a los instructores y realizarse un chequeo médico previo, coinciden los especialistas. Existen personas que, por vergüenza o por no mostrar que son novatos en un gimnasio se descargan ejercicios de internet o ven tutoriales en YouTube, cualquiera de estas dos opciones no te hacen un experto en el uso de las máquinas.

Para el final dejamos lo más importante, la actitud. La disposición para ejercitarse es esencial, porque el dolor muscular, el cansancio y la falta de tiempo harán que te desanimes y no quieras volver al gimnasio, así lo confirma Mishelle Pozo, quien se entrena desde hace un año.

La mala noticia es que la diferencia en tu cuerpo se notará desde los dos meses y solo si eres constante y cuidas tu alimentación. ¿Quién dijo que ser saludable y tener buena figura era fácil?

Pero tranquilo, tampoco debes entrenar todos los días por muchas horas. El Deportólogo Blum asegura que, para empezar, una persona sedentaria debería entrenar tres días a la semana por una hora. Con el tiempo, el cuerpo te pedirá que aumentes el ritmo, sumado al entrenador que cada vez te exigirá más. Si quieres una ayuda extra puedes seguir las siguientes recomendaciones para usar bien las máquinas del gimnasio.

Gimnasio